1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Polémica beatificación masiva de españoles

Casi cinco centenares de religiosos víctimas de la Guerra Civil española fueron proclamados beatos en una ceremonia realizada en el Vaticano, sin precedentes en cuanto a sus dimensiones y su carácter polémico

default

Fieles levantan pancartas con las fotos de los centenares de beatificados en la plaza de San Pedro.

“Fue la mayor beatificación masiva de la historia del Vaticano y probablemente una de las ceremonias más controvertidas desde hace tiempo”. Así formuló la versión de internet del semanario alemán Der Spiegel, su apreciación del acto en que fueron proclamados beatos 498 religiosos asesinados durante la Guerra Civil española. También la nota de la Agencia de Noticias Católica (KNA) se hace eco de la controversia, consignando que esta beatificación divide los ánimos en la sociedad española.

Deudas pendientes

Más de seis décadas después de la sangrienta confrontación que acabó con la República y llevó al poder a Franco, las heridas a todas luces aún sangran en España en situaciones como ésta. No sólo la discusión sobre el papel que desempeñó la Iglesia Católica en la instauración de la dictadura franquista está en muchos aspectos pendiente, sino también la rehabilitación oficial de los miles de muertos que cobró la represión contra los republicanos. No se trata, ciertamente, de cuantificar qué bando tuvo más víctimas, sino de elaborar histórica y socialmente ese doloroso capítulo, para poder algún día cerrarlo.

Un paso en ese sentido es el que se dispone a dar el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, con una ley que condene los crímenes del régimen de Franco y reconozca, aunque tardíamente, la deuda que España tiene con las víctimas. Sin embargo, la medida dista de generar consenso entre la ciudadanía y tampoco la Iglesia parece verla con buenos ojos.

Bálsamo cardenalicio

Massen-Seligsprechung von Spaniern

Ante la basílica de San Pedro tuvo lugar la mayor beatificación masiva de la historia de la Iglesia.

Así las cosas, la beatificación masiva de mártires de la guerra civil fue interpretada por algunos críticos como una maniobra política, justo pocos días antes de la fecha prevista para la votación de la citada ley, que los socialistas españoles esperan aprobar aunque sea en contra de la oposición de los conservadores.

En la ceremonia, el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, intentó echar un poco de bálsamo en las heridas, indicando que la beatificación no supone destacar valores generales, sino la entrega de esas personas a Cristo, el “salvador del mundo y de la historia”. Según el corresponsal de la agencia católica, “el cardenal se defendió así indirectamente de la sospecha de que la Iglesia quiere utilizar a los beatos, como huestes celestiales, en la lucha contra las reformas anticlericales de Zapatero”. El redactor de la KNA, al menos, interpretó así el mensaje de Martins: “El testimonio de los mártires atañe a la Iglesia universal, tiene un significado supra-histórico y no sirve como instrumento de combate para la política social española”.

DW recomienda