Planificación del horror: la Conferencia de Wannsee cumple 70 años | Alemania | DW | 19.01.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Planificación del horror: la Conferencia de Wannsee cumple 70 años

El genocidio nacionalsocialista ya había comenzado antes de 1942. Pero la Conferencia de Wannsee marca el inicio del exterminio sistemático de los judíos europeos.

Auschwitz: Símbolo del genocidio.

Auschwitz: Símbolo del genocidio.

Al mediodía del 20 de enero se reunieron en el barrio residencial berlinés de Wannsee 15 altos representantes del Estado nacionalsocialista. Los oficiales de la SS, Secretarios de Estado y altos funcionarios de la administración nazi eran jóvenes – la mitad de ellos tenía menos de 40 años – cultivados y ambiciosos – uno de cada dos se había doctorado. Todos ellos acudieron a la refinada casa de huéspedes “Am Großen Wannsee”, que pertenecía al servicio de seguridad de la SS, por invitación de Reinhard Heydrich, jefe de la temida Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA). Tema del día era el genocidio de los judíos europeos, pero, claro está, envuelto en fórmulas burocráticas y términos eufemísticos.

Heydrich planificó el horror.

Heydrich planificó el horror.

“Solución final del problema judío”

Hasta el día de hoy la opinión pública cree que fue en la Conferencia de Wannsee donde se resolvió la llamada “solución final para el problema judío”, es decir, el exterminio organizado de los judíos europeos. Sin embargo, el historiador Michael Wildt, profesor de Historia del Nacionalsocialismo en la Universidad Humboldt de Berlín, discrepa con este enfoque. Según explica Wildt, las fuerzas de la SS ya habían comenzado en 1941 con el asesinato sistemático de judíos. Seis meses antes de la Conferencia de Wannsee ya habían sido fusilados 500.000 hombres, mujeres y niños en las zonas soviéticas ocupadas.

La copia no.16

En la Conferencia de Wannsee no había entonces nada más que “resolver”. Una tal resolución tampoco figura en la única copia (la 16ª de un total de 30) del acta de la conferencia, descubierta en 1947. ¿Cuál era pues el propósito de aquella reunión, que en un inicio debía tener lugar en una casa de la sección alemana de la Interpol y finalmente se realizó en una lujosa villa de Wannsee, en las afueras de Berlín? Reinhard Heydrich jefe de la Oficina Central de Seguridad del Reich, debía coordinar las actividades de todas las oficinas alemanas encargadas del Holocausto. Su meta era informar a los presentes sobre esta misión, asegurarse la dirección de la misma y cerciorarse de que todos los ministerios colaborasen.

En esta villa se realizó la fatal conferencia.

En esta villa se realizó la fatal conferencia.

Por lo tanto, el historiador Wildt cree que Heydrich quería dejar en claro a los participantes de la conferencia que su oficina era la encargada de la llamada “solución final para el problema judío” y que ya estaba preparando acciones de asesinato. Además se trataba de asegurarse de que las instancias más importantes del Estado nacionalsocialista iban a colaborar. Se necesitaba el apoyo del Ministerio del Exterior y del Ministerio de transporte para poder garantizar, por ejemplo, el transporte en tren de los deportados.

Terminología de la muerte

En un discurso introductorio Heydrich explicó que la Conferencia de Wannsee tenía cómo objetivo dejar claro cómo se iba a realizar el asesinato planificado a seis millones de judíos. Naturalmente que para ello no necesitaba usar términos como asesinar, gasificar o fusilar. Los 15 participantes de la conferencia eran jóvenes inteligentes, que sabían cómo interpretar conceptos como “solución final”, “tratamiento especial” o “evacuación”. Toda Europa debía ser “rastreada de este a oeste”, siguiendo una lista compilada por Heydrich, en la cual figuraba el número de judíos en cada país.

Los nazis mataron a millones de personas con el insecticida Zyklon B, a base de cianuro.

Los nazis mataron a millones de personas con el insecticida Zyklon B, a base de cianuro.

En la conferencia, que duró unas dos horas, se discutieron esencialmente unas pocas preguntas, que resultaron mortales para millones de personas: ¿Quién debía ser considerado judío? ¿Dónde estaba la línea divisoria entre medios y cuartos judíos? ¿Cómo actuar en el caso de matrimonios mixtos y sus descendientes? El cinismo de los burócratas fue tal que se habló abiertamente sobre las diversas técnicas del asesinato en masa, así como del número de víctimas potenciales. Todos los participantes de la conferencia coincidieron en que once millones de judíos debían ser sometidos a la “solución final”.

Brindis mortal

Hoy la villa alberga una exposición permanente sobre el holocausto.

Hoy la villa alberga una exposición permanente sobre el holocausto.

Heydrich quedó más que satisfecho con el resultado de la Conferencia de Wannsee. Mientras esperaba encontrarse con objeciones y reparos por parte de los ministerios, su programa de “solución final” contó con la aprobación general y disposición de todos los presentes a llevarlo a la práctica. Al final de la reunión los participantes estaban de excelente humor y brindaron con cognac, como relataría luego de finalizar la guerra Adolf Eichmann ante el Tribunal de Jerusalén.

El terrible plan de los organizadores y administradores de la muerte dio resultado: seis millones de judíos fueron gasificados, colgados, fusilados o llevados a la muerte en trabajos forzados. Si bien la Conferencia de Wannsee sirvió en primer lugar para aumentar el poder de Heydrich, también se la asocia con el asesinato en masa. En éste participó no solamente la SS, sino también parte de la policía, la Wehrmacht, agencias de gobierno, así como empresas industriales. Actualmente la villa “Am Großen Wannsee” sirve de lugar conmemorativo y educativo.

Autor: Michael Marek / Valeria Risi

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda