Piratería: altos costos y grandes perjuicios | Economía | DW | 16.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Piratería: altos costos y grandes perjuicios

A principios de 2013 se produjeron 66 casos de piratería, menos que en 2012. Aún así, los piratas siguen siendo un problema que provoca enormes costos a las empresas navieras y a las compañías de seguros.

Hace pocos días, un carguero alemán fue asaltado por piratas frente a la costa de Nigeria, que secuestraron a cinco de sus miembros. Si bien las aguas de Somalia y el estrecho de Malaca, en el sureste de Asia, fueron durante mucho tiempo frecuentados por piratas, ahora el fenómenos se ha desplazado hacia las costas de África Occidental. En esa región hubo 58 ataques en 2012, algo menos que en la costa somalí, donde se produjeron 75 asaltos.

El objetivo de los piratas es, por lo general, asaltar barcos, secuestrar a miembros de la tripulación y exigir rescates millonarios. Los piratas de la costa del oeste de África, por el contrario, estaban más interesados en el cargamento, del que se apropiaron por medios violentos. En los países de esa región se explota cada vez más petróleo, que se transporta por barco, y los piratas apuntan a esa hacerse de esa valiosa carga.

¿La recompensa o la carga?

Ralf Nagel, director de la Asociación de Compañías Navieras de Alemania, piensa que la motivación de los piratas podría estar cambiando. “En dos casos recientes se

Ralf Nagel, director de la Asociación de Navieras Alemanas.

Ralf Nagel, director de la Asociación de Navieras Alemanas.

secuestró a marineros, evidentemente con el fin de obtener dinero de rescate”, explica. “Hace tiempo que existe el temor de que otros piratas copien el modelo de los asaltantes de la costa de Somalia”.

“El rédito financiero de los rescates es enorme”, señala Dieter Berg, experto en el área marina de la reaseguradora Munich Re, en conversación con DW. Añade que en la costa somalí se llegaron a pedir hasta cinco millones de dólares para liberar a tripulantes. En contraste, el valor de la carga de los barcos frente a la costa de África Occidental es, casi siempre, de menos de un millón de dólares.

Las navieras se preparan

Los piratas son cada vez más profesionales. Se mueven en barcos que transportan navíos más pequeños para ejecutar los asaltos, y éstos cuentan con metralletas y otras armas de alta tecnología. Pero los responsables de las navieras también se están preparando mejor para defenderse de los asaltantes del mar, lo que produce costos adicionales.

Entre otras cosas, muchas compañías envían a sus barcos por rutas más largas para evitar aguas peligrosas, y otras hacen que sus naves crucen esas zonas en

Piratas frente a las costas de Somalia.

Piratas frente a las costas de Somalia.

caravana, lo que causa demoras. También hay barcos que las atraviesan a alta velocidad para impedir ataques. En numerosos navíos se construyeron espacios de seguridad o panic rooms, para que la tripulación pueda estar a salvo. En caso de asalto, los sistemas electrónicos del barco se desconectan de manera automática. Otras medidas de seguridad, que también cuestan mucho dinero, son la colocación de alambre de púas en las barandas, las que pueden transformarse en una trampa de varios voltios, así como aerosoles que transforman los costados de la nave en una pista de patinaje, dificultando la entrada de los piratas.

¿También con armas?

Más efectivo es tener personal de seguridad armado a bordo, asegura Nagel a DW. “La experiencia ha demostrado que defenderse activamente por medio de armas evita que los piratas se apoderen del barco y tomen rehenes. Casi todos los navíos que atraviesan aguas peligrosas cuentan con protección de este tipo”.

Pero no todos los puertos permiten el paso de barcos con armas, y para los barcos de bandera alemana aún no hay un marco legal definido al respecto. A su vez, si un barco no cuenta con personal de seguridad armado, aumenta la póliza de su seguro, ya que eso incrementa el riesgo que corre. “En promedio, se pagan hasta 50.000 dólares en seguros adicionales por un viaje. Y el uso privado de armas cuesta otros 50.000 dólares”, explica el experto. En total, las medidas de protección contra los piratas aumentan los costos de transporte en un 10 a un 20 por ciento, pero hay casos en los que los costos llegan incluso a duplicarse.

Soldados de la Marina alemana en simulacro de misión en Yibuti, África.

Soldados de la Marina alemana en simulacro de misión en Yibuti, África.

Las aseguradoras también sienten los efectos nocivos de la piratería en carne propia, dice Dieter Berg, de Munich Re. Además de las sumas de rescate de rehenes, que se cuadriplicaron en los últimos años, “se producen costos porque las negociaciones duran mucho tiempo”. En ellas participan abogados y equipos profesionales que se ocupan de llevar el dinero al lugar que indican los piratas, con personal de seguridad y helicópteros. Asimismo, “el estado de los barcos después de un asalto es catastrófico: el mobiliario está casi siempre destruido, y las paredes exteriores se llenan de algas y suciedad”, explica Berg.

Solo en el Cuerno de África, los costos que causó la piratería a nivel mundial en 2012 ascendieron a cerca de seis mil millones de dólares, estima la organización privada “Oceans beyond Piracy”, de Estados Unidos, que se dedica a la lucha contra los delincuentes del mar. Un tercio de esos costos se destinan a las fuerzas de seguridad armadas, y casi otro tercio al combustible que se necesita para que los barcos atraviesen a mayor velocidad las zonas de peligro. Más de un diez por ciento es para pagar los seguros adicionales. Los gobiernos pagan alrededor de mil millones de dólares, entre otras cosas, por las misiones oficiales a fin de defender a los barcos cargueros comerciales. Y la economía de las zonas en donde actúan los piratas también se ve afectada en cuanto a que dificultan el comercio regional.

Autora: Insa Wrede/ Cristina Papaleo

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda