1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Pilotos alemanes se rehúsan a consumar deportaciones

En diversas partes de Alemania, pilotos han frenado la planeada deportación de personas a las que se ha denegado la solicitud de asilo. Al mismo tiempo, muchas de ellas apelan ante los tribunales.

En respuesta a una consulta de La Izquierda, el Gobierno alemán informó que 222 vuelos habían sido cancelados por pilotos que no quisieron tomar parte en la controvertida repatriación de refugiados a Afganistán, que en algunos casos ha sido declarado "país seguro”, pese a la violencia y la represión que impera en partes de su territorio.

Aproximadamente 85 de las negativas a efectuar los vuelos entre enero y septiembre provinieron de la mayor línea aérea germana, Lufthansa, y de su subsidiaria, Eurowings. Unas 40 tuvieron lugar en el aeropuerto de Düsseldorf, donde las deportaciones suelen ir acompañadas de manifestaciones de protesta. La mayoría de las cancelaciones de vuelos se produjo en el aeropuerto de Fráncfort, el principal de Alemania.

Lea también:

Alemania cerró 2016 con 1,6 millones de peticiones de asilo

Razones de seguridad

Michael Lamberty, portavoz de Lufthansa, defendió al personal que optó por no llevar a deportado a sus países de origen, aduciendo motivos de seguridad. "La decisión de no llevar a un pasajero es tomada, en último término, por el piloto, caso por caso. Si él o ella tiene la impresión de que la seguridad del vuelo podría verse afectada, debe rehusarse a transportar al pasajero”, dijo Lamberty, citado por el Westdeutsche Allgemeine Zeitung.

Según el portavoz, en algunas ocasiones los pilotos de Lufthansa conversan personalmente antes del vuelo con pasajeros que están a punto de ser deportados. En general son tratados como cualquier pasajero; "a fin de cuentas tienen un pasaje válido”.

Ver el video 01:03

Alemania: tensión por deportaciones

"Si el personal de seguridad de los aeropuertos tiene por anticipado algún tipo de información que indique que la situación puede escalar durante la deportación, puede decidir no dejar embarcarse a los pasajeros”, agregó.

Principal meta de refugiados

Al margen de lo anterior, Alemania sigue siendo el principal destino de refugiados e inmigrantes en la Unión Europea. En 2017, este país procesó más solicitudes de asilo que todos los 27 miembros restantes de la UE juntos.

Remitiéndose a la agencia europea de estadísticas Eurostat, el diario Die Welt señaló que la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF) resolvió sobre 388.201 casos de asilo en los primeros seis meses de 2017.

A medida que Alemania intensifica las deportaciones, ha aumentado también significativamente el número de afectados que apela las decisiones de BAMF. En el primer semestre de este año, casi la mitad de los casos fueron llevados a los tribunales.

De acuerdo a la estación de TV NDR, esos procesos han costado a Berlín 19 millones de euros entre enero y noviembre de 2017, 7,8 millones más que el año anterior.

Para reducir el número de apelaciones y acelerar las deportaciones, el Gobierno ha propuesto un programa que contempla la entrega de 3.000 euros a los solicitantes de asilo rechazados, como incentivo para que acepten ser deportados.

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema