1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Petróleo barato: ¿veneno para el mercado?

Hoy día, muchos responsabilizan a los bajos precios del petróleo de la caída de las bolsas. En el pasado, la dinámica solía ser a la inversa. ¿Qué está pasando?

Por primera vez en doce años, el martes pasado (12.01.2016) el precio del crudo cayó por debajo de los 30 dólares por barril. Al mismo tiempo, se desplomaron importantes índices en las grandes bolsas.

Un barril (159 litros) de crudo estadounidense WTI llegó a costar solo 29,97 dólares, su nivel más bajo desde diciembre de 2003. El precio del crudo europeo Brent se situó en 30,40 dólares, el mismo nivel de abril de 2004. Ayer miércoles, el valor de ambos volvió a subir ligeramente, aliviando la presión de las bolsas.

Últimamente, el petróleo barato ha puesto nervioso a muchos inversionistas. Normalmente los precios del crudo y los índices de las bolsas pocas veces están en consonancia. En la mayoría de los casos, si uno de los dos sube, el otro cae o se queda igual. Y es que con los precios bajos del crudo, generalmente las empresas pueden producir de forma más barata.

Caída en picada

Una excepción son las acciones de empresas petroleras, puesto que su valor sube y baja conforme a los precios del crudo. De acuerdo con el analista Favad Razaqzada, “la fuerte caída del precio del petróleo también ha afectado a otros mercados de materias primas”, lo que podría explicar el hecho de que últimamente los índices y los precios del crudo se desarrollen cada vez más de forma paralela.

Mucho petróleo, poca demanda

A través de los bajos precios del petróleo, Arabia Saudí y otros países de la OPEP esperan poder defender sus cuotas de mercado y, a largo plazo, desplazar del mercado la competencia del petróleo de esquisto de EE. UU. Para muchas empresas estadounidenses, el caro método de la fracturación hidráulica solo es rentable si el precio del petróleo mantiene un cierto nivel.

Asimismo, la coyuntura en China, el mayor consumidor de energía a nivel mundial, ha presionado a la baja los precios del crudo. Puesto que la economía china ya no crece tan fuertemente, tampoco la demanda de petróleo aumenta tanto como antes.

Spencer Welch, analista del mercado del petróleo, está convencido de que este año la demanda de petróleo por parte del gigante asiático volverá a crecer, alrededor de 350.000 barriles por día en comparación con el año anterior. Según Welch, hasta finales de 2016 el precio del crudo volverá a subir a 50 dólares por barril.

Fuertes consecuencias

En los últimos 18 meses, el crudo ha perdido un 70 por ciento de su valor. Esto ha tenido fuertes consecuencias para los países productores y las empresas petroleras. El martes, por ejemplo, los miembros de la OPEP Bahréin y Omán anunciaron que reducirían sus subvenciones al petróleo. Como consecuencia, en Bahréin el precio del petróleo en las gasolineras aumentó un 60 por ciento. Rusia, a su vez, informó que este año planea reducir el gasto público un diez por ciento, puesto que los bajos ingresos del negocio de hidrocarburos han debilitado las arcas estatales.

DW recomienda