1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Pese a medidas, nivel de contaminación no baja en Milán

La ciudad italiana de Milán alcanza este miércoles (30.12.2015) su tercer y último día de prohibición total del tráfico, una medida dirigida a reducir los elevados niveles de contaminación registrados y que, sin embargo, no parece haber logrado este objetivo. Milán, en el norte del país, ha sido una de las ciudades italianas que ha registrado durante 2015 mayores niveles de partículas en suspensión PM10, lo que obligó a su alcalde, Giuliano Pisapia, a prohibir el tráfico durante tres días.

Por esa razón, desde el pasado lunes y hasta este miércoles, la capital lombarda ha permanecido cerrada para los vehículos privados durante una franja horaria que va desde las 10.00 (9.00 GMT) hasta las 16.00 (15.00 GMT). No obstante, la medida parece no haber servido para reducir los niveles de contaminación atmosférica si no que, en algunos casos, han aumentado, según informan los medios locales.

El diario La Stampa señala que en el barrio milanés de Pascal se ha pasado de los 57 microgramos de PM10 por metro cúbico registrados el lunes a 67 un día después. Roma optó por limitar el tráfico para reducir su contaminación en función de la matrícula de los coches: el lunes solo podrían circular los vehículos pares mientras que el martes únicamente los impares.

Esta iniciativa tampoco parece haber sido efectiva para reducir el smog en la capital, donde los niveles de contaminación han sobrepasado los límites en once de las trece estaciones de medición. Los más críticos con la limitación o prohibición del tráfico aducen que estas medidas no son suficientes para combatir este problema, acrecentado por el uso masivo de las calefacciones en los hogares, por la sequía y por el aumento del tráfico en Navidad.

Il Corriere della Sera avanza que el gobierno prepara un plan que consiste en proponer a los administradores locales una reducción de la velocidad en casco urbano de 50 a 30 kilómetros por hora y la bajada de la calefacción en los edificios públicos y centros comerciales, entre otras. Los alcaldes y presidentes regionales solicitarán previsiblemente fondos para potenciar el uso del transporte público. (EFE)