1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Perú: gobierno decreta estado de emergencia por protestas

La medida rige en la provincia de Islay, donde cientos de personas se manifestaron contra el proyecto minero Tía María.

Las duras manifestaciones registradas en la provincia de Islay (Arequipa), en el sur de Perú, llevó al gobierno de Ollanta Humala a decretar el estado de emergencia, lo que faculta al Ejecutivo a desplegar a las Fuerzas Armadas, las que tomarán el control de la zona. Asimismo, libertades individuales como el libre tránsito y la reunión de civiles quedarán suspendidas por un plazo de sesenta días.

La medida, que comenzó a regir este sábado (23.05.2015), se tomó luego de que el viernes 22 de mayo las manifestaciones y enfrentamientos con la policía se saldaran con una persona muerta (con un impacto de bala en el tórax, según algunas versiones) y cinco heridas. Desde que comenzaron las movilizaciones en contra del proyecto Tía María, de la minera Southern Copper, ya han fallecido cuatro personas.

Los agricultores de la región rechazan el proyecto de explotación cuprífera, que contempla una inversión de 1.400 millones de dólares, por el temor de que la operación contamine sus tierras y use sus fuentes de agua. Las protestas siguen, a pesar de que la minera -controlada por Grupo México- aseguró que no contaminará la zona porque utilizará agua de mar en la explotación de la mina.

Proyecto detenido

El ministro del Interior, José Luis Pérez Guadalupe, informó que el viernes alrededor de 400 manifestantes intentaron bloquear la carretera Panamericana Sur y que en el enfrentamiento con la Policía murió un hombre de 55 años. La turba atacó después la comisaría de la localidad de Cocachacra con piedras y dinamita, indicó el ministro. Por su parte, el presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, dijo que “el Gobierno ha hecho todos los esfuerzos posibles para que esta problemática se solucione a través del diálogo”.

“A pesar de que la propia empresa ofreció una pausa para que en este período se pueda explicar con amplitud y debatir todo lo relacionado a la temática técnica, han continuado los actos de violencia”, lamentó el primer ministro. Hace un par de semanas, la empresa dijo que iba a hacer una pausa de dos meses para despejar las dudas de los que se oponen al emprendimiento, que lleva ya varios años de retraso debido a la oposición ciudadana.

DZC (EFE, Reuters)