Perú ante una de las elecciones más reñidas de su historia | América Latina | DW | 04.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Perú ante una de las elecciones más reñidas de su historia

Keiko Fujimori y Ollanta Humala se enfrentan en la elección presidencial más reñida de los últimos 50 años del Perú, en medio de una incertidumbre en los mercados sobre una de las economías más dinámicas del mundo.

default

Cuzco, Perú. Amplios sectores esperan verse beneficiados del crecimiento económico.

“Esta elección la deciden los indecisos”, coinciden observadores en vista del empate técnico entre la conservadora Keiko Fujimori y el nacionalista Ollanta Humala, según los resultados de las últimas encuestas. Un sondeo de la Universidad Católica mostraba a Humala con un 51,8 por ciento de la intención de voto frente a 48,2 que favorecería a Fujimori, mientras que un sondeo de la empresa de demoscopia Datum situaba a Fujimori con un 50,6 frente a un 49,4 de Humala.

La elección más apretada de los últimos 50 años está dominada por la situación económica. Los inversionistas y la clase adinerada apoyan a Keiko Fujimori con la esperanza de continuidad en la política de apertura económica del país rico en recursos naturales que ha registrado un índice de crecimiento de un 7% anual durante el último lustro, más que ningún otro país en la región.

NO FLASH Keiko Fujimori und Ollanta Humala

Keiko Fujimori y Ollanta Humala.

Fujimori, navaja de dos filos

El capital político de Keiko Fujimori, de 36 años de edad, candidata del partido fujimorista “Fuerza 2011” y diputada desde 2006, es su apellido, sobre todo ante amplios grupos de la población rural. La hija mayor del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), cuyo padre se encuentra en una prisión de lujo de la capital, Lima, cumpliendo una larga condena por delitos de lesa humanidad y acusado de corrupción, se ha distanciado de su progenitor durante su campaña.

Ha tenido que disculparse por los abusos cometidos durante la gestión de su padre y ha jurado que, de ganar las elecciones, no lo indultará. Sin embargo sus críticos no se muestran convencidos de esto último, y además le recuerdan que no puede distanciarse sin más de su progenitor, toda vez que durante su Gobierno ella asumió el papel de primera dama del país. Incluso hay quienes temen que el ex mandatario gobernaría en las sombras durante la gestión de su hija.

En la recta final de su campaña, asociaciones de mujeres pidieron a Keiko Fujimori que aparte de “Fuerza 2011” a Alejandro Aguinaga, ex ministro de Salud de su padre y actualmente diputado del fujimorismo en el Congreso, a quien consideran responsable de las esterilizaciones forzosas de 300.000 mujeres, la mayoría indígenas pobres de la zona andina. Críticos de Fujimori, entre ellos intelectuales y escritores como el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y Alfredo Bryce Echenique, advierten que de ganar Keiko las elecciones ascenderá al poder el núcleo duro del fujimorismo integrado por una clase política corrupta y autócrata.

Flash-Galerie Präsidentschaftskandidaten Peru Humala

Humala, la esperanza por una política más social.

Humala: temor ante lo desconocido

Ollanta Humala, exmilitar de 48 años, candidato de “Gana Perú”, perdió por un escaso margen la segunda vuelta en las elecciones de 2006 frente a Alan García. Entonces hizo temblar a inversionistas con un discurso nacionalista y populista de izquierda, aunado a su cercanía con Hugo Chávez. Ollanta ha moderado su discurso, se ha distanciado del presidente venezolano y subraya vivamente su afinidad política a la izquierda democrática del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Sin embargo los inversionistas siguen mostrándose temerosos ante un cambio hacia lo desconocido y un eventual modelo económico que perjudique la inversión y la economía.

Respaldado por numerosos intelectuales, entre ellos el Nobel Mario Vargas Llosa, así como el ex presidente Alejandro Toledo y muchos jóvenes que lo han apoyado en redes sociales, es también la esperanza de un cambio. Amplios sectores de la población se sienten excluidos del crecimiento económico que desde años experimenta el país y podrían protestar con su voto ante la creciente pobreza, la inequidad social, de cara a un Estado ineficiente y una corrupción generalizada que ha dado pie a un aumento en la criminalidad.

Autora: Eva Usi
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda