1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Pendientes de la brecha de emisiones

La implementación de 146 planes de acción climática a nivel nacional como preparación para la Cumbre de París tendría como resultado un calentamiento global de 2,7 grados centígrados, lejos aún del objetivo fijado.

Dentro de sólo 8 semanas, representantes de todas las partes del mundo estarán entrando en la fase más crítica de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se va a celebrar en París. Este lunes (05.10.2015), los dirigentes del grupo de trabajo ad hoc de la Plataforma Durban (ADP) –el cuerpo encargado de la negociación del acuerdo- presentaron un primer borrador para el texto del tratado, que contiene la base para negociar el paquete de medidas que se discutirá en París.

La cumbre de París, también conocida como COP21, tiene como objetivo establecer un marco sobre la manera de gestionar el cambio climático. Antes de la cita, se pidió a todos los países miembro de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés) que declarasen sus objetivos de reducción de emisiones para 2025 y 2030. La fecha límite informal venció el pasado 1 de octubre. Hasta ahora, la UNFCCC ha recibido respuestas de 146 países, tres cuartas partes de los países miembro.

El portavoz de la UNFCCC, Nick Nuttall, cree que es una buena noticia: “Es un muy buen número de países, con una distribución geográfica amplia”, dijo a DW. “Contamos con los principales emisores, todos los industriales y los grandes países en vías de desarrollo. Aunque el resto siga sumándose, la diferencia no será significativa”.

Los científicos están de acuerdo en que para evitar los mayores peligros del cambio climático, el calentamiento global debe mantenerse por debajo de 2 grados centígrados. El problema es que con los compromisos fijados sólo se llegaría a una marca de 2,7 grados centígrados, lo que no eliminaría la llamada brecha de emisiones o, lo que es lo mismo, la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que hay que ahorrar para evitar este peligroso aumento de la temperatura.

El Nino Symbolbild Dürre Philippinen Kind

Jeffery: “Todos los gobiernos deben revisar sus propias contribuciones”.

Necesidad de aumentar las pretensiones

Sin embargo, todavía hay varios grandes emisores como Irán, Arabia Saudí, Malasia, Pakistán, Venezuela, Egipto o Nigeria que aún no han presentado sus objetivos, dijo Louise Jeffery, una investigadora del Instituto Potsdam para la Investigación del Cambio Climático.

“Todos los gobiernos deben revisar sus propias contribuciones”, explica Jeffery. “Si los países pudieran fijar sus objetivos antes de la reunión de París, aumentarían las expectativas de reducir emisiones, y esto ayudaría a lograr un acuerdo más fuerte en París”.

Como segundo paso, sería interesante fijar un marco para asegurar que los objetivos están respaldados por medidas adicionales a largo plazo. Esto podría darse, por ejemplo, a través de un mecanismo propuesto que requeriría que los países revisasen sus políticas en ciclos de cinco años, lo que podría fortalecer el acuerdo y cerrar la brecha de emisiones.

Un mecanismo de revisión de este tipo permitiría alcanzar la meta de 2 grados fijada. Además de eso, la conferencia de París tendría que aclarar si se concederá financiación suficiente para afrontar el cambio climático a los países en desarrollo que la soliciten, explica el portavoz de UNFCCC, Nick Nuttal.

Los críticos del proceso insisten en que sin un mecanismo vinculante, la implementación de los objetivos dependerá de la buena voluntad y la integridad ética de las administraciones nacionales correspondientes.