1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Peligro de fisura demócrata

Las primarias estadounidenses siguen acaparando la atención de los editorialistas, cuyas preferencias parecen decantarse por Obama y ven en la desgastante contienda un peligro para los demócratas.

default

Obama es más atractivo, pero Hillary da la pelea.

Le Monde, de París: “Como triunfadora de Pensilvania, Hillary Clinton continuará con su campaña por la presidencia de Estados Unidos. Barack Obama, por su parte, debe tener extremo cuidado de no dar la impresión de que no le disputa a la senadora por Nueva York el derecho a la candidatura en forma insegura. (...) Y así, están dadas todas las condiciones para una batalla devastadora. (...) El balance de George Bush no es tal que alguien pudiera alegrarse de que los republicanos volvieran a ganar el poder, gracias a la incapacidad de los demócratas para entenderse entre sí. Estados Unidos y el mundo entero necesitan un cambio en Washington”.

Pocas posibilidades para Hillary

General Anzeiger, de Bonn: “La derrota de Obama en Pensilvania, por sí sola, no provocará un cambio en la tendencia. Él ha ganado más estados, más votos y más delegados. Sólo se le podría negar la nominación mediante sutilezas formales, pero eso sería una bofetada en el rostro de toda la población negra de Estados Unidos. Por eso, la mayoría en el partido sigue esperando que Hillary Clinton se retire o que Obama la venza de una vez por todas. Sería un alivio para el partido, tras 15 notables meses de primarias. Hillary Clinton puede continuar y lo hará. Pero que al final derrote a Obama sigue siendo poco probable desde la perspectiva de hoy”.

Obama, el más interesante

De Volkskrant, de Holanda: “La larga duración de la pugna por la nominación del candidato demócrata no tiene por qué ser en sí una desventaja cuando dentro de unos meses comience la batalla decisiva por la Casa Blanca. Pero también entre el electorado de los demócratas comienza a perfilarse una peligrosa fisura. Obama llega sobre todo a los electores jóvenes, educados y prósperos. Clinton llega sobre todo a las mujeres, la gente mayor y la clase trabajadora tradicional. Obama gana en la mayoría de los estados, Clinton en los grandes. En principio, Obama es y seguirá siendo el político más interesante y atractivo. Como relativo novato, es el que carga con menos lastre y debería poder derribar los muros que desde hace tiempo son un obstáculo en la política estadounidense. Pero es preocupante que no consiga tender puentes hacia aquel sector del electorado que es tan decisivamente significativo para los demócratas”.

Obama debe mantener la calma

The Independent, de Londres: “Barak Obama debe ser paciente; paciente y cauteloso. Aun cuando gane el 6 de mayo el estado de Indiana, no tendrá todavía asegurada su candidatura por el partido demócrata. (...) En las próximas semanas decisivas, Obama debe evitar cualquier error. Sobre todo debe convencer con su retórica y buenos argumentos que no sólo sería el candidato más fuerte para enfrentar a McCain, sino también el mejor presidente. Para eso debe concretizar sus planes y recurrir a toda su experiencia”.