1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Peligran miles de empleos en Alemania por la insolvencia de Arcandor

El grupo empresarial Arcandor se declaró en incapacidad de pago y desató así el mayor proceso de insolvencia en Alemania desde tiempos de la posguerra. 43.000 empleos penden de un hilo y el Gobierno no intervendrá.

default

Sede del grupo empresarial en Essen.

El grupo Arcandor está compuesto por tiendas departamentales, agencias de viajes y canales de ventas por televisión, entre otros negocios. Sus marcas más conocidas son la cadena de almacenes Karstadt y la distribuidora de ventas por catálogo Quelle, a las cuales afecta la quiebra declarada este martes.

Der Vorstandsvorsitzende von Arcandor Karl-Gerhard Eick

Karl-Gerhard Eick, presidente de Arcandor, comparece ante la prensa alemana.

Arcandor se enfrenta a vencimientos por 710 millones de euros en créditos que tienen como plazo hasta el próximo viernes. Ante dicha situación, los directivos del consorcio habían realizado intensas negociaciones tanto con el Gobierno federal como con inversionistas privados, a fin de salvar al grupo.

Negociaciones fallidas

Los esfuerzos no llegaron a buen puerto. La petición de fondos por 430 millones de euros fue rechazada por el Gobierno federal alemán, que para otorgar dicho capital promovía la fusión de Karstadt con la cadena Metro. Ante la falta de un acuerdo, “la declaración de insolvencia era inevitable”, afirmó el presidente de Arcandor, Karl-Gerhard Eick.

La canciller Angela Merkel justificó el proceder de las autoridades alemanas. “Las garantías de los acreedores y de los propietarios no eran en absoluto suficientes para intervenir”, dijo. “Tenemos la obligación de proteger el dinero de los contribuyentes”. Los directivos de Arcandor declinaron presentar una nueva solicitud de fondos estatales.

En total está en juego el destino de 43.000 puestos de trabajo. Se trata del “proceso de insolvencia más grande en Alemania desde la posguerra”, dijo Host Piepenburg, encargado de llevar a cabo el saneamiento financiero del grupo empresarial.

Arcandor Karstadt

La cadena de almacenes es una de las marcas más conocidas de Arcandor.

Agregó que los fondos derivados del proceso de insolvencia otorgan nuevo margen de maniobra. El pago de los salarios está asegurado hasta agosto próximo, señaló. “En primer lugar se trata de salvar todos los puestos de trabajo que sea posible, y luego, de mantener el consorcio”.

No se dan por vencidos

Hay varias alternativas para hacer frente a la debacle de Arcandor. Una de ellas es la venta por separado de unidades de negocio, algunas de las cuales no se ven afectadas por los vencimientos crediticios. Como ejemplo están la agencia de viajes Thomas Cook, con sede en Inglaterra y el canal de ventas por televisión HSE 24.

Por su parte, el ministro alemán de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, manifestó que se reunirá este miércoles con representantes de los trabajadores afectados, así como con la Agencia Federal de Protección al Empleo, a fin de buscar posibles soluciones.

Al mismo tiempo, las acciones de Arcandor se desplomaron y su cotización fue suspendida.

Karstadt Arcandor

Protesta de los trabajadores en los escaparates de Karstadt.

Tradiciones en quiebra

La insolvencia de Arcandor se suma a una serie de procesos similares ocurridos en Alemania. En enero se declaró en quiebra Rosenthal, fabricante de artículos en porcelana. Semanas más tarde lo hacía Märklin, la tradicional marca de trenes a escala. En abril ocurrió lo mismo con la cadena Woolworth.

Todas ellas, al igual que Arcandor, son empresas de tradición en Alemania y en el mundo. Rosenthal fue fundada en 1879; Märklin declaró su insolvencia justo al cumplir 150 años de existencia; Woolworth operaba en territorio germano desde 1926; y la cadena comercial Hertie comenzó su historia en 1882.


Autor: Enrique López Magallón

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda