1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Película sobre talidomida rompe tabúes emocionales

En una nueva documentación llamada “NoBody’s Perfect”, doce víctimas de la talidomida demuestran que sus discapacidades no les impiden vivir una vida feliz.

default

Escena de la película NoBody´s Perfect.

El fármaco Talidomida, también conocido como Contergan, fue desarrollado por la empresa farmacéutica alemana Gruenenthal cerca de Aquisgrán y vendida de 1957 hasta 1961 en casi 50 países a mujeres embarazadas como calmante de las náuseas matinales.

Antes de lanzarla al mercado, se llevaron a cabo pocos ensayos para evaluar la seguridad del medicamento, lo que tuvo resultados catastróficos para los niños de las mujeres que habían tomado talidomida durante el embarazo.

Vendido bajo el eslogan “tan inofensivo como un terrón de azúcar”, el fármaco causó discapacidades a aproximadamente 10.000 bebés en todo el mundo, 4.000 de ellos en Alemania.

Vergüenza

Dokumentarfilm Nobody´s perfect von Niko von Glasow

Uno de ellos fue el cineasta Niko von Glasow. Nació en Colonia en 1960 y le costó muchos años aceptar su destino. Le daba vergüenza incluso ponerse un traje de baño.

Pero el entonces asistente de producción del legendario director alemán Rainer Werner Fassbinder decidió tomar la ofensiva. Tuvo la idea de publicar un tomo de desnudos de personas afectadas por talidomida y rodar una película durante las sesiones fotográficas.

“NoBody’s Perfect” se estrenó en los cines alemanes el 11 de septiembre. Muestra la búsqueda de once protagonistas y los esfuerzos para convencerlos de posar desnudos para su proyecto.

Como él mismo es víctima de la Talidomida se atrevió a hacer preguntas que muchos otros directores evitarían hacer, tratando a sus interlocutores con una sinceridad refrescante y no poniéndolos nunca bajo tutela.

En una entrevista a la revista Stern explica que el proyecto “podría haberse transformado en algo de mal gusto, por lo que fue importante asegurarse de que los protagonistas conservaran su dignidad.”

Caracteres fascinantes

Como lo indica el título, “NoBody’s Perfect” es una película que quiere ser un homenaje a las diferencias. “Si la gente va a mirar, por lo menos deberían ofrecerle algo para ver”, sostiene el director.

No necesitó mucho tiempo para encontrar a sus voluntarios. Teniendo trasfondos profesionales diferentes, como política, medios de comunicación, deporte, astrofísica y actuación, lo que los une es la aceptación de su situación y la negativa a dejarse dominar por ella.

Sin embargo, la película no evita mostrar las dificultades con las que se ven enfrentadas las víctimas de Talidomida, desde el mobbing en la escuela hasta prejuicios incluso de adultos en su vida profesional. La ventaja de von Glasow es que puede aproximarse al tema con el tipo de humor que podría ser clasificado como inapropiado si se tratara de cualquier otro director.

“Por fin las víctimas de la talidomida tienen la posibilidad de reírse de situaciones de las que siempre quisieron reírse, pero nunca tuvieron permiso”, dijo el director a la revista Stern.

La belleza de la imperfección

Regisseur Niko von Glasow

El director Niko von Glasow

La película muestra también como la participación en el proyecto resultó ser una gran experiencia para los protagonistas, porque von Glasow no eludió realizar preguntas de todo tipo, incluso de tenor íntimo, como por ejemplo sobre la sexualidad o la depresión.

Von Glasow dijo que espera que los retratos permitan ver la belleza de la imperfección y ayudó a organizar una exposición fotográfica del proyecto en Colonia el mes pasado.

“La película me ayudó a salir de mí mismo”, resaltó. “No hay terapia que lleve directamente al nirvana, pero me siento un paso más cerca de él.”

Exigencias de indemnización

La película documenta también los esfuerzos para confrontar a la familia Wirtz, los propietarios de la empresa Gruenenthal, con sus fotografías. Sus llamadas telefónicas nunca fueron atendidas.

Las víctimas han luchado durante mucho tiempo por recibir una mayor indemnización por parte del laboratorio alemán. En 1972, Gruenenthal aportó 110 millones de marcos a un fondo para ayudar a las víctimas, cuya creación fue acordada con el gobierno. Pero no se tuvo en cuenta la inflación y a mediados de los años 90, la contribución de la empresa quedó en cero.

Sebastian Wirtz dice que la empresa ha ofrecido aumentar voluntariamente su contribución y que apoya al gobierno en los esfuerzos por duplicar los pagos a las víctimas.

DW recomienda