1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Pedro Sánchez vuelve a tomar las riendas del PSOE español

Pedro Sánchez fue elegido este domingo secretario general del PSOE. Vuelve al cargo después de salir por la puerta trasera hace unos meses. Se enfrenta a numerosos retos.

Pedro Sánchez (Madrid, 1972) fue elegido este domingo, 21 de mayo de 2017, en unas primarias convocadas para elegir al nuevo secretario general del PSOE. Tras una profunda crisis en el partido, producto de un lustro marcado por las derrotas electorales y un liderazgo cuestionado, los principales retos de Sánchez, que ya ocupó hasta hace unos meses el cargo de secretario general del partido, son recuperar la identidad del PSOE, presentar un proyecto de país que acepta la diversidad sin romper la unidad, así como promover mejoras económicas que restituyan la cohesión social y un proyecto europeísta que devuelva a España a un papel relevante en el contexto internacional. 

Más información: 

Tres candidatos competirán por liderar el socialismo español

Socialistas españoles eligen a su líder

Los socialistas españoles acudieron hoy masivamente a las urnas, tanto en España como en muchas ciudades europeas y latinoamericanas, para elegir en primarias a su nuevo secretario general. Los tres candidatos -Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López- coincidieron en que, a partir del lunes 22 de mayo, el que sea elegido tendrá que trabajar para lograr la cohesión interna en el Partido Socialista antes de aspirar a ser alternativa al Gobierno del conservador Mariano Rajoy. 

Disputada votación interna

Casi ocho meses después de bajar a los infiernos con su dimisión al frente del PSOE, Pedro Sánchez volvió a tocar el cielo, tras vencer en la votación interna más reñida que se recuerda. En octubre de 2016, cuando renunció a su escaño en el Congreso de los Diputados, muchos lo daban por muerto políticamente. Pero tres meses después, anunció su candidatura a las elecciones internas del PSOE y hoy superó en apoyos a su gran adversaria: Susana Díaz. "Quiero que el PSOE vuelva a ser el partido de la izquierda de este país", ha repetido durante la reciente campaña. 

Sánchez centró su discurso en la oposición al conservador Mariano Rajoy, al que ya rechazó ayudar en septiembre cuando quiso ser investido presidente del Gobierno, pese a su falta de mayoría absoluta. Desafiante ante los que lo presionaban, su "no" a un Gobierno del Partido Popular y su empeño por someter a votación entre las bases del PSOE las diferentes posturas surgidas en la formación en unas elecciones internas le pasaron factura. Tras una rebelión interna -de la que algunos sectores responsabilizaron a Susana Díaz-, Sánchez se vio obligado a dimitir dos años y medio después de convertirse en líder del PSOE.

Liderazgo cuestionado

Su crisis de liderazgo, sin embargo, no era nueva. Comenzó casi en el mismo momento en que llegó a la secretaría general, con Susana Díaz como máxima rival interna. En diciembre de 2015, Sánchez concurrió por primera vez a unas elecciones generales bajo una gran presión. La formación obtuvo el menor número de escaños de su historia, pero se mantuvo segunda tras el Partido Popular de Rajoy, que también sufrió una gran debacle.

Su intento de convertirse en presidente del Gobierno en marzo con el apoyo de los partidos emergentes Podemos y Ciudadanos fracasó y España se vio abocada a una repetición de elecciones. En los nuevos comicios, el PSOE cayó todavía más en apoyos, aunque, contra todo pronóstico, resistió el embate del partido izquierdista Podemos, que amenazaba con superarlo. Los recelos internos sobre Sánchez, sin embargo, no menguaron. "Pedro, el guapo", como le apodaron algunos medios, pasó de ser un completo desconocido a ponerse al frente de un partido centenario en julio de 2014 gracias al apoyo de sus militantes. Su sonrisa de actor de Hollywood y su rostro atractivo, enmarcado por las primeras canas, se convirtieron en señas de identidad de un partido que no conseguía remontar tras el golpe recibido en las elecciones generales de noviembre de 2011, cuando el Partido Popular del conservador Mariano Rajoy arrebató a los socialistas el Gobierno.
 

MS (efe/dpa)

DW recomienda