¿Paz en Colombia? Alemania aporta a su búsqueda | América Latina | DW | 09.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

¿Paz en Colombia? Alemania aporta a su búsqueda

El presidente alemán Joachim Gauck visita Colombia del 8 al 12 de mayo. El político, que sufrió los rigores de una dictadura, comparte ahora sus experiencias en un país que busca la paz.

Joachim Gauck en Bogota.

Joachim Gauck en Bogota.

“Una sociedad civil activa puede lograr mucho, pero necesita fuertes socios en el Estado que la escuchen”, dijo el presidente alemán Joachim Gauck en 2010, con motivo de la firma de la Declaración de Praga, en la que víctimas de los regímenes totalitarios del Este europeo, defensores de derechos humanos e historiadores abogan por mantener viva la memoria de los crímenes cometidos en nombre de ideologías, con el fin de evitar que se vuelva a intentar imponer la ley con las armas.

Un cometido que Joachim Gauck comparte durante su visita a Colombia en una ponencia en la Universidad de los Andes, de Bogotá. Gauck mismo fue director del Archivo del Servicio de Seguridad del Estado, la agencia de inteligencia del desaparecido régimen de la Alemania oriental.

Justamente en Colombia se negocia el fin del conflicto armado y el debate se enciende, no solo sobre cómo llegar a la verdad de los crímenes cometidos por grupos guerrilleros y agentes del Estado, sino también sobre la forma, las instituciones y condiciones adecuadas para terminar la guerra.

Pero “la paz en Colombia no ha sido concebida como una política de Estado sino como un instrumento político del gobierno de turno”, dice a DW Soledad Granada, consultora del Instituto GIGA de Estudios Globales de Hamburgo, especialista en conflictos y su memoria. Granada insta a la continuidad e independencia de proyectos como "Justicia y Paz", que ha sido respaldado por Alemania.

Aporte alemán a la paz en Colombia

La Ley de Justicia y Paz fue concebida para enfrentar otro de los desafíos del conflicto colombiano: buscar la verdad tras los crímenes cometidos por paramilitares, llevar a los culpables a los juzgados y entregarle los muertos a sus deudos. Alemania apoya con logística y tecnología este cometido a través del proyecto ProFis, de la Sociedad alemana para la Cooperación Internacional (GIZ).

Andreas Forer, su coordinador en Colombia, asegura a DW que “la fiscalía ha elevado su capacidad de esclarecimiento de crímenes de grupos ilegales”. Además, según Forer, Berlín respalda la nueva ley que ofrece un “Marco para la Paz, como aporte a la recuperación de la memoria que los alemanes están dispuestos a seguir ofreciendo”.

Soledad Granada: “la paz en Colombia no ha sido concebida como una política de Estado sino como un instrumento político del gobierno de turno”.

Soledad Granada: “la paz en Colombia no ha sido concebida como una política de Estado sino como un instrumento político del gobierno de turno”.

Por más defensores de la democracia

El fortalecimiento del aparato de justicia es vital, coincide Soledad Granada, pero advierte que “a la alta impunidad en Colombia se suman 34.000 crímenes documentados de los paramilitares cuyos juicios deben llevarse a cabo antes de que precluyan y se genere más impunidad”.

En Colombia, el presidente alemán se encuentra con una sociedad que debate sobre verdad, justicia, reparación y reconciliación. Y una pregunta sigue en el aire: ¿aceptarán ahora todos al Estado de derecho que unos defienden y otros atacan?

Una situación conocida para el presidente alemán, que ha analizado el fracaso de la “República de Weimar”, la primera democracia alemana. Gauck concluye que, en aquella ocasión, “la democracia murió, no por los muchos enemigos, sino por los pocos amigos que la defendieron”.

Autor: José Ospina-Valencia

Editora: Rosa Muñoz Lima