1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Partidos alemanes: “En el futuro, todos coaligarán con todos”

En el Estado de Hesse se ha disuelto el Parlamento. Cinco partidos con asientos eran demasiados y habrá elecciones anticipadas. DW-WORLD preguntó al politólogo Ulrich von Alemann por el rumbo de la democracia alemana.

default

"Aquí está La Izquierda", y a venido para quedarse.

Ha sido la legislatura más corta que jamás haya conocido el Estado de Hesse, y nunca llegó a tener gobierno definitivo. El pasado cinco de abril se configuró el Parlamento, y en él La Izquierda obtenía por primera vez representación. Nadie logró votos suficientes para gobernar: ni en solitario ni en las coaliciones tradicionales.

SPD Hessen Landesparteitag Andrea Ypsilanti

En los próximos comicios de Hesse, Andrea Ypsilanti no será candidata.

Ocho meses después, aquel Parlamento queda disuelto. Los socialdemócratas en torno a Andrea Ypsilanti intentaron en dos ocasiones formar gobierno, coaligando con los verdes y apoyándose en el partido La Izquierda. Pero la maniobra suponía romper una promesa electoral, y fue su propio partido quien opuso resistencia.

Mucho se ha discutido desde entonces en Alemania sobre a dónde lleva un sistema de partidos con cinco miembros. DW-WORLD conversó al respecto con Ulrich von Alemann, politólogo, autor de numerosos libros sobre la política alemana y decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad Heinrich Heine de Dusseldorf.

DW-WORLD: La mayoría de las democracias occidentales tienden al bipartidismo. Alemania, sin embargo, está pasando de un sistema de cuatro a uno de cinco partidos, ¿cómo se explica eso?

Ulrich von Alemann: En Alemania, dos grandes bloques han dominado el sistema de partidos desde el final de la II Guerra Mundial: las CDU [Unión Cristianodemócrata]/ CSU [Unión Cristianosocial] por un lado, y el SPD [Partido Socialdemócrata] por el otro. Al principio había además lo que se llamaba un 'medio partido', que era el FDP [Partido Liberal de Alemania]. En aquella época se decía que Alemania tenía un sistema de 'dos partidos y medio'. Con el FDP podían formar gobierno tanto la CDU/CSU como los socialistas.

Wahlzettel wird in eine Wahlurne gesteckt

El modo de votar ha cambiado en Alemania.

Éste fue un periodo muy estable y acabó en los años 80 cuando los verdes hicieron acto de presencia. A partir de ese momento todo se volvió un poco más difícil, pero el SPD mantenía la posibilidad de formar coalición aleatoriamente con verdes y liberales. En los 90, con la reunificación de Alemania, apareció un quinto partido en el sistema, que originalmente se llamaba PDS [Partido Socialista de Alemania] y ahora se llama La Izquierda.

Esto ha acabado de complicar las cosas, porque los grandes partidos no logran superar el 30% de los votos y con un solo partido pequeño ya no les basta para configurar una mayoría: eso fue lo que llevó en 2005 a la actual gran coalición de socialdemócratas y cristianodemócratas. La alternativa sería un gobierno de tres partidos, pero hasta ahora esto no es posible porque los tres partidos pequeños con representación parlamentaria, el FDP, el Partido Verde y La Izquierda, no están en condiciones de coaligar los unos con los otros.

Pero, ¿por qué esta proliferación de partidos? En las últimas elecciones regionales en Baviera, la CSU perdió una mayoría absoluta que le parecía concedida para la eternidad, ¿demuestra este hecho que los votantes están descontentos con los partidos tradicionales?

Sí, la señal es clara. Los grandes partidos están perdiendo a sus votantes fieles, a aquellos que los votaban por tradición y habían heredado la tendencia política de sus padres y sus abuelos. Hoy la tradición ya no tiene tanta importancia, el voto es más político. Esto beneficia a los partidos pequeños, que tienen un programa mucho más concreto y su perfil político es más agresivo. Los grandes partidos son como una especie de supermercado en el que tiene que haber algo para todo el mundo.

Viendo lo que acaba de suceder en Hesse, ¿cuál es su pronóstico para las elecciones generales de 2009? ¿Sucumbirá Alemania en el caos?

No, no lo creo. El sistema de cinco partidos va a formar parte en lo sucesivo de la normalidad política en Alemania, pero estoy convencido de que las posibilidades de coalición y la disponibilidad a coaligar aumentará.

En Hesse, los partidos habían descartado categóricamente ciertas coaliciones. Para las elecciones anticipadas que van a celebrarse ahora, los partidos han cambiado de postura porque se han dado cuenta de que tienen que ser más abiertos, todo lo demás les encorseta hasta el punto de ser incapaces de instaurar un gobierno.

Un cambio de postura similar espero que se produzca también a nivel nacional, aunque aquí va a ser aún más difícil. Ahora mismo, las diferencias en materia de política exterior- La Izquierda quiere que Alemania salga de la OTAN, se opone al envío de tropas alemanas al extranjero…- hacen imposible que este partido pueda coaligar con cualquiera de los dos grandes.

Pero llegará el momento en que La Izquierda entre en el Gobierno: ya forma parte de él en los parlamentos regionales del este y gobierna sin problemas con el SPD en Berlín.

Pero el próximo gobierno federal se elige el año que viene, y no en un futuro lejano… ¡Siga leyendo!

DW recomienda