Parlamento somalí destituye al primer ministro Sheij Ahmed | El Mundo | DW | 06.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Parlamento somalí destituye al primer ministro Sheij Ahmed

La autoridad perdió una disputa política con el presidente, tras destituir a un ministro cercano al mandatario.

La disputa política que enfrentaba al primer ministro Abdiwali Sheij Ahmed Mohamed y al presidente Hassan Sheij Mohamud terminó este sábado (06.12.2014) en Somalia, cuando el Parlamento decidió destituir al premier. Un grupo de diputados oficialistas presentó una moción de censura, la que fue aprobada por la mayoría de los congresistas. Ahora el presidente Mohamud tiene 30 días para nombrar un sucesor.

Mohamed, que seguirá en el poder hasta que se encuentre un reemplazo, es un economista que fue elegido para el cargo hace poco menos de un año, luego de que el Parlamento destituyera en 2013 a su antecesor. El primer ministro vio cómo 153 diputados aprobaban la moción, mientras que 80 se opusieron a ella y cuatro se abstuvieron. La incertidumbre se cierne ahora sobre Somalia, empeorando aún más la situación política del país.

El primer ministro había destituido al ministro de Justicia, un aliado del presidente, lo que gatilló la moción de censura. Naciones Unidas ha advertido a Somalia que las pugnas por el poder aumentan la inestabilidad en el país, azotado desde hace más de 20 años por varios conflictos sangrientos, sobre todo entre el gobierno central en Mogadiscio y la milicia islamista Al Shabaab.

Preocupación internacional

“Agradezco a los honorables miembros del Parlamento que han estado presentes y que han hecho su trabajo con el objetivo de salvar a la nación de este bloqueo en el Gobierno”, dijo el portavoz del Parlamento, Mohamed Shiekh Osman Jawari. La tensión entre el primer ministro y el presidente ha bloqueado las actividades del Gobierno en los últimos meses, lo que ha hecho que la ONU pida a los dirigentes que dialoguen por el bien del país.

Las luchas entre clanes por el poder han desestabilizado el precario Gobierno somalí y en apenas diez años el país ha acogido a cuatro presidentes y nueve primeros ministros. Somalia vive en estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre, lo que dejó al país sin un gobierno efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, “señores de la guerra” y bandas de delincuentes armados.

DZC (dpa, EFE, Europa Press)