1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Parlamento británico propone regular mejor el espionaje

Las revelaciones del exagente de inteligencia Edward Snowden han llevado al Parlamento británico a recomendar en un informe una profunda reforma de las leyes que regulan las actividades de los servicios secretos en el Reino Unido. Tras una investigación de 18 meses, el influyente comité de Inteligencia y Seguridad de la Cámara de los Comunes (ISC) ha concluido que las agencias de seguridad británicas cumplieron en todo momento la legislación, si bien subraya que la falta de detalle en las normas vigentes se puede interpretar como un "cheque en blanco para realizar cualquier actividad que consideren oportuna".

Los nueve parlamentarios del comité, que incluye a conservadores, laboristas y liberaldemócratas, apuntan la necesidad de una ley unificada para todas las agencias británicas, que permita clarificar de forma explícita cuáles son sus capacidades. Ese texto debería detallar el proceso para autorizar las actividades de vigilancia y los límites necesarios para proteger la privacidad de los ciudadanos, así como aclarar las normas de transparencia que deben seguir los espías, sus criterios de actuación y los métodos de control a los que están sometidos.

Más allá de las críticas a la legislación, el comité parlamentario defiende la interceptación masiva de comunicaciones a través de internet por parte de los servicios de espionaje, una de las principales revelaciones que divulgó en junio de 2013 Snowden, antiguo empleado de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), actualmente refugiado en Rusia.

El informe considera imprescindible que las agencias de espionaje tengan acceso a la información digital "en masa" para poder detectar amenazas, ya provengan de "ciberdelincuentes, desarrolladores de armas nucleares o terroristas del Estado Islámico (EI)". Los servicios de seguridad "necesitan detectar patrones y hacer asociaciones para poder generar líneas de investigación, el primer paso antes de profundizar en esas líneas e interceptar comunicaciones de forma individual", dice el documento.

El informe del ISC, un comité que la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI) considera "inadecuado" para juzgar las actividades de los servicios secretos, será uno de los pilares en los que se basará el debate sobre la reforma de las leyes que regulan la seguridad y la inteligencia británica en la próxima legislatura. También entrará en juego la investigación que ha encargado el viceprimer ministro, el liberaldemócrata Nick Clegg, al grupo de estudios independiente Royal United Services Institute (Rusi), que se publicará tras las elecciones del 7 de mayo.

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, que opta en esos comicios a una segunda legislatura como jefe del Gobierno, afirmó hoy tras conocer el informe que el "compromiso con la transparencia" de su Ejecutivo ha quedado reflejado en el documento. Cameron aseguró que los nueve parlamentarios han obtenido acceso a material "del más alto secreto" para poder elaborar sus conclusiones. "La intención del Gobierno es la de tener en cuenta todas las recomendaciones y sugerencias de forma completa y minuciosa antes de ofrecer una respuesta" a las propuestas del ISC, dijo el primer ministro.

Ante la publicación del documento parlamentario, la directora del Programa Legal de Amnistía Internacional, Rachel Logan, criticó la falta de independencia del Comité de Inteligencia y Seguridad. "El primer ministro tiene poder de veto sobre quién se sienta en ese comité, qué pueden examinar y qué pueden publicar, así que no se puede considerar de ningún modo que se trata de un organismo independiente adecuado para regular la actividad de los espías", afirmó Logan (efe).