1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Parlamento alemán: a debate, nuevo espaldarazo al euro

A menos de cuatro semanas de que el Bundestag aprobara la última ampliación del fondo de rescate del euro, la Cámara baja del Parlamento alemán deberá dar su visto bueno a un nuevo refuerzo del FEEF.

El Parlamento alemán frente a otra ampliación del fondo de rescate del euro.

El Parlamento alemán frente a otra ampliación del fondo de rescate del euro.

Poco después del mediodía de este miércoles 26 de octubre, el Bundestag en pleno –y no sólo su comisión presupuestaria– deberá confirmar su apoyo a un nuevo refuerzo del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF).

Como a fines de septiembre, una vez más, la canciller Angela Merkel se enfrenta a una especie de velada "moción de confianza" para su coalición de centroderecha, valoran analistas. A pedido de representantes de su propio partido, la jefa del Gobierno alemán necesitará llegar con el respaldo de su Parlamento a la cumbre extraordinaria de los líderes de la eurozona, que tendrá lugar más tarde, este mismo miércoles, en Bruselas.

Los socios europeos planean elevar a más de un billón de euros la capacidad del FEEF, que cuenta hasta ahora con 440.000 millones de euros y garantías por 780.000 millones para comprar bonos de países con problemas de deuda.

Además, la canciller alemana calcula que la deuda griega podría rebajarse entre el 50 y 60 por ciento (más del 40 por ciento inicialmente previsto), revelaron varios jefes parlamentarios de la oposición alemana tras reunirse con la canciller. Las nuevas medidas, discutidas el pasado domingo en Bruselas, intentan una vez más poner fin a la crisis de deuda de los países del euro.

Merkel se enfrenta a una especie de prueba de confianza, consideran analistas.

Merkel enfrenta una especie de prueba de confianza ante su Parlamento, consideran analistas.

“Apalancamiento”, dos opciones

Según el borrador en manos del Parlamento alemán, la eurozona analiza dos vías para reforzar el fondo de rescate del euro –quizás combinadas y sin modificar los marcos ya dispuestos para la operación del FEEF.

Una prevé utilizar parte del fondo como garantía de títulos de deuda de países en crisis y fomentar así su compra por parte de inversores. La otra, contemplaría un “instrumento especial de inversión” con capital público y privado, además de una nueva participación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero la solución final para aplicar este controvertido mecanismo de "apalancamiento" del euro deberá aprobarse definitivamente en la nueva cumbre de emergencia de jefes de Estado que la UE celebra este miércoles, apenas tres días después de la anterior. Así que el Bundestag alemán, con apenas un borrador y varias soluciones probables en sus manos, ni siquiera tiene claro “a qué exactamente” dará luz verde o no, señala el portal online del semanario alemán Der Spiegel.

Voto de confianza, ¿otra vez?

Los grupos parlamentarios de los principales partidos de oposición –los socialdemócratas del SPD, Los Verdes y La Izquierda– aún discuten su postura frente a esta reampliación del fondo europeo. Entretanto, varios parlamentarios de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel han adelantado ya su rechazo a las nuevas medidas.

Si no logra el apoyo de los parlamentarios de la oposición, Merkel tendría que conseguir la mayoría parlamentaria entre sus aliados.

Si no logra el apoyo de los parlamentarios de la oposición (foto), Merkel tendría que conseguir la mayoría parlamentaria entre sus aliados.

Los socialdemócratas exigen que Merkel obtenga la mayoría parlamentaria entre sus propios socios de coalición de Gobierno. Mientras, los conservadores que respaldan la postura de la canciller ante Bruselas llaman a la unidad en sus filas y apuestan, en últimas, por una mayoría parlamentaria completada con los votos de la oposición.

De acuerdo con los asientos que ocupa en el Bundestag, la coalición de conservadores y liberales que gobierna Alemania (CDU, CSU, FDP) no debería permitirse más de 19 votos en contra entre sus propios parlamentarios. De lo contrario, la canciller podría alcanzar la mayoría parlamentaria con apoyo de la oposición, pero habría perdido la garantía de este apoyo mayoritario entre sus aliados.

En la anterior votación para ampliar el fondo de rescate del euro, los disidentes dentro de las filas conservadoras llegaron a 15. Ahora, como antes, quienes rechazan seguir incrementando el monto del fondo de respaldo al euro alegan que con ello sólo se aumenta el riesgo de impagos de los países endeudados, así como la probabilidad de que Alemania deba hacer efectivas las garantías de 211.000 millones de euros con que se ha comprometido, para respaldar bonos públicos griegos y de nuevos países en riesgo como Italia.

Por lo pronto, este miércoles, poco antes de la votación del Bundestag, en una declaración de Gobierno pospuesta desde el pasado viernes, Merkel deberá pedir a sus parlamentarios un nuevo “voto de confianza” para su Gobierno, para Europa y para el euro. A cambio, argumentan los defensores de las nuevas medidas entre liberales y conservadores alemanes, el Gobierno alemán no puede ofrecer otra cosa que no elevar el monto de las garantías del fondo respaldadas por Alemania, no otorgar al FEEF funciones de banco y seguir contando con el Bundestag antes de comprometer su presupuesto ante la UE.

Autor: Rosa Muñoz Lima

Editor: Enrique López Magallón

DW recomienda