Para un prodigio del violín | Música | DW | 12.10.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Para un prodigio del violín

Camille Saint-Saens concibió su Introducción y rondó capriccioso para un prodigio del violín, alguien que hacía saltar chispas de las cuerdas. Se trata de una obra para el lucimiento del solista.

Hosszu-Legocky, Géza © Bernard Rosenberg Beethovenfest 2011

El violinista Geza Hosszu-Legocky

Camille Saint-Saëns
Introducción y rondó capriccioso para violín y orquesta, opus 28
Géza Hosszu-Legocky, violín
Filarmónica Romaní
Director: Riccardo M. Sahiti
MP3 grabado por la Radio del Oeste de Alemania (WDR) en la Sala Beethoven de Bonn, el 24 de septiembre de 2011.

El compositor francés Camille Saint-Saens tuvo en mente un solista concreto cuando escribió su Introducción y Rondó capriccioso para violín y orquesta opus 28 y sus Conciertos para violín números 1 y 3. Esa persona era el virtuoso instrumentista español Pablo Sarasate, cuya forma de tocar inspiró a Saint-Saens cuando, siendo un joven de quince años, visitó al compositor. Corría el año 1859. Cuatro más tarde, el francés escribió su  Introducción y rondó capriccioso y dedicó la obra al prodigio español de fama internacional.

En el Festival Beethoven, la pieza cobró vida de la mano de un prodigio similar: Geza Hosszu-Legocky. Al igual que el dedicatario de la partitura, Hosszu-Legocky conoció el éxito de manera temprana. A los 20 años de edad, fue nominado a los Premios Grammy por su versión de la Sonata para violín en La Mayor de Schumann. Actualmente, a este joven de 26 años le apasiona la música gitana, lo que le convirtió en el  intérprete ideal para el debut en Bonn de la Filarmónica Romaní.  La Introducción y rondó capriccioso arranca de manera suave y melancólica.
A medida que la música avanza, va ganando en fiereza e intensidad.

Autor: Greg Wiser/MS