1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Para los pies y para los ojos

Quien camina con flipflops todo el día se arrepiente de ello toda la noche. Pero la firma alemana myVALE se ha abierto un nicho fabricando sandalias que apelan a la vanidad del cliente y garantizan la salud de sus pies.

En Alemania las llaman flipflops, como en Gran Bretaña y Estados Unidos. Otros las llaman hawaianas, aunque, al parecer, se usaron primero en Japón. Y en los países de habla hispana tienen los apelativos más diversos: cholas, chalas, chanclas, chancletas, chinelas, cotizas, calisos, condoritos, cutaras, ojotas, romanitas, yinas, arrastraderas, tres puntadas, sandalias pata de gallo… Pero una cosa tienen en común estas zapatillas, sin importar quién las lleve ni dónde: si se camina con ellas todo el día, los pies se quejarán toda la noche.

Eso lo sabe muy bien Markus Schott, director ejecutivo de una empresa que diseña zapatos ortopédicos y cuya filial, myVALE, se ha dado a conocer a escala internacional por ofrecer flipflops hechas a la medida y estéticamente atractivas. En otras palabras, buenas para los pies y para los ojos. “Nuestros clientes reciben este beneficio doble, sin que la plantilla ortopédica quede a la vista”, asegura Schott, consciente de que, al menos hasta ahora, las sandalias con plantilla eran percibidas como prendas carentes de toda gracia.

Schott y dos de sus empleados comenzaron a trabajar en el diseño de unas flipflops más refinadas en 2008, inspirados por la popularidad de la línea más elegante de sus zapatos ortopédicos. Hoy, siguiendo el ejemplo de la firma Nike y su concepto NikeiD, el sitio web de myVALE ofrece 35 millones de combinaciones de materiales y colores para que sus potenciales compradores encarguen las sandalias en cuestión por Internet. También la compañía berlinesa Meier & Schöpf vende zuecos online, permitiéndole al cliente elegir el cuero de su gusto.

Schuhmarke myVALE

El modelo “Red River” forma parte de la colección permanente del Museo Alemán del Calzado en Offenbach.

Zapatillas codiciadas y premiadas

El de las zapatillas ortopédicas hechas a la medida parece haberse convertido en un nicho rentable, al menos para la empresa myVALE: al principio se vendían 500 pares en la región, pero, ahora, se despachan entre 5.000 y 7.000 a todas partes del mundo. Y el hecho de que el jurado de los Red Hot Awards premiara las virtudes estéticas y ergonómicas del modelo “Red River” en 2011 demuestra que no sólo los compradores de estas flipflops están satisfechos con su diseño: “Red River” forma parte de la colección permanente del Museo Alemán del Calzado en Offenbach.

Luego de comprar unas flipflops de myVALE por Internet, el cliente recibe por correo un material maleable para que imprima las huellas de sus pies y lo reenvíe a las dependencias de myVALE; es esa información la que permite fabricar las sandalias a distancia. Dependiendo de la temporada, el cliente recibe su encargo en dos o tres semanas. Las flipflops pueden ser decoradas con los adornos más sofisticados, desde material con aspecto de piel de serpiente hasta piedras brillantes de Swarovski; pero buena parte de los modelos son únicos e irrepetibles. El precio de estas prendas de vestir hechas a la medida: entre 120 y 400 euros.

Autores: Klaudia Prevezanos / Evan Romero-Castillo
Editor: Enrique López

DW recomienda