1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Parásito que causa enfermedad del sueño destruye anticuerpos humanos

Científicos alemanes logran nuevos descubrimientos sobre los orígenes de la enfermedad del sueño que facilitarán un futuro desarrollo de terapias.

default

Sin tratamiento, la enfermedad del sueño es letal.

Según datos de la Sociedad Max Planck, más de 60 millones de habitantes en el África subsahariana viven en zonas donde existe la enfermedad del sueño. Esta enfermedad causa varias miles de muertes cada año. Un equipo de biólogos dirigidos por Markus Engstler de la Universidad Técnica de Darmstadt, descubrieron la forma en la que el parásito que causa la mortal enfermedad del sueño, también conocida como tripanosomiasis africana, evita ser destruido por el sistema inmune humano.

El parásito, un protozoo de la especie Trypanosoma brucei, transporta los anticuerpos peligrosos para él hacia su extremo posterior donde los ingiere, explica el equipo de científicos en un artículo publicado en la revista especializada 'Cell' (volumen 131, página 505).

Hasta ahora se desconocía cómo lograban sobrevivir los parásitos pese al constante aumento de la cantidad de anticuerpos en la sangre del ser humano infectado. A partir de estos nuevos conocimientos, es posible el desarrollo futuro de una nueva terapia.

Implementan armas genéticas

Los trypanosomas, que son transmitidos a través de la picadura de la mosca tse-tse, nadan en el sistema circulatorio continuamente en una dirección y generan una corriente, según observaron los biólogos.

Esta corriente hace que los anticuerpos sean conducidos hacia el extremo posterior del parásito, donde se encuentra el citostoma (boca celular), y son ingeridos y digeridos. Así, ya no pueden alarmar al sistema inmune. 'El (parásito) unicelular se come a los anticuerpos que son mortales para él', subrayaron los investigadores.

En experimentos de laboratorio, y con ayuda de un arma genética, la interferencia del ARN, los científicos activaron en los trypanosomas la 'marcha atrás'. Por lo tanto, en lugar de terminar en el citostoma, los anticuerpos llegaron a la parte anterior del parásito.

De esta manera también quedó aclarado por qué los parásitos nunca dejan de nadar hacia adelante, aún si apenas avanzan en la corriente sanguínea humana: nadan por su vida.

Si, como se logró en el laboratorio, también se pudiera impedir que naden en el organismo humano, los trypanosomas serían atacados por el sistema inmune.

DW recomienda