1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Papa pide combatir los “ríos de miseria” que dañan al mundo

En su primera misa del año, Francisco pidió ser más solidarios ante el sufrimiento de los demás. La actividad se realizó bajo fuertes medidas de seguridad.

En medio de fuertes medidas de seguridad en el Vaticano, el papa Francisco realizó su primera misa del año este viernes (01.01.2015), donde hizo un llamado a combatir la miseria, la injusticia y la violencia en un mundo que tiende a mostrarse indiferente con los muchos que padecen. El pontífice católico aseguró que el sufrimiento es obra de la “maldad humana”, la opresión, la violencia y la violación de los derechos fundamentales.

“Cada día, aunque deseamos vernos sostenidos por los signos de la presencia de Dios, nos encontramos con signos opuestos, negativos, que nos hacen creer que está ausente”, señaló Francisco este primer día del año, cuando la Iglesia celebra la Jornada Mundial de la Paz. Jorge Mario Bergoglio denunció que “la plenitud de los tiempos parece desmoronarse ante la multitud de formas de injusticia y de violencia que hieren cada día a la Humanidad”.

La Policía revisó los bolsos de la gente a varias calles de distancia de la Plaza de San Pedro, donde unas 10.000 personas pasaron además por revisiones del tipo de los aeropuertos para poder asistir a la misa celebrada en la basílica principal de la ciudad estado. “¿Cómo puede ser este un tiempo de plenitud, si ante nuestros ojos muchos hombres, mujeres y niños siguen huyendo de la guerra, del hambre, de la persecución, dispuestos a arriesgar su vida con tal de que se respeten sus derechos fundamentales?”, se preguntó Francisco.

Opresión del hombre contra el hombre

El papa describió este escenario como “un río de miseria alimentado por el pecado” y “en crecida”, pero aseguró que “nada puede contra el océano de misericordia que inunda nuestro mundo”. “Todos estamos llamados a sumergirnos en este océano, a dejarnos regenerar para vencer la indiferencia que impide la solidaridad y salir de la falsa neutralidad que obstaculiza el compartir”, afirmó el religioso argentino, de 79 años.

Francisco apuntó que todas las personas deberían contribuir en la “construcción de un mundo más justo y fraterno, en el que todas las personas y todas las criaturas puedan vivir en paz”. “A veces nos preguntamos: ¿Cómo es posible que perdure la opresión del hombre contra el hombre, que la arrogancia del más fuerte continúe humillando al más débil, arrinconándolo en los márgenes más miserables de nuestro mundo?”, cuestionó.

DZC (EFE, Reuters, dpa)


DW recomienda