Papa pide a líderes musulmanes condenar el terrorismo | El Mundo | DW | 30.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Papa pide a líderes musulmanes condenar el terrorismo

El pontífice católico aseguró que la violencia desatada en Irak y Siria es un “grave pecado contra Dios" y que “no todos los musulmanes son terroristas”.

A bordo del avión que lo llevó de regreso a Roma tras visitar Turquía, el papa Francisco conversó con la prensa este domingo (30.11.2014), señalando que era necesario que los líderes musulmanes hagan una clara condena del terrorismo, para que eso sirva de ejemplo y ayuden a combatir la islamofobia que, según el mandatario turco Recep Tayyip Erdogan, ha ido creciendo en Occidente.

A juicio del pontífice, “no se puede decir que todos los musulmanes son terroristas”, y señaló que lo enfadaba mucho cuando se hacía una vinculación entre el terrorismo y el Islam. “Muchos (musulmanes) me dicen: no somos así, el Corán es un libro de paz, es un libro profético de paz, el terrorismo no es islamismo”, relató Jorge Mario Bergoglio, recordando que los cristianos “también tenemos” fundamentalistas.

“En todas las religiones existen estos pequeños grupos", agregó el pontífice, que manifestó que le dijo a Erdogan que “sería bueno que todos los líderes musulmanes, sean políticos o religiosos, digan claramente que condenan eso porque esto ayudaría a la mayoría del pueblo musulmán”. También criticó la “cristianofobia” que existe en países de Medio Oriente, región donde “a los cristianos se les persigue como si quisieran que no quedaran cristianos”.

Deseo de paz

Durante la jornada, Francisco visitó al patriarca ortodoxo Bartolomé, junto al cual firmó una declaración con la que reforzaron su voluntad de superar la división entre ambas Iglesias. Además, subrayaron su determinación de combatir las guerras y los conflictos, aliándose para ello con otras religiones. “Nos une el deseo de la paz y la estabilidad”, señala el texto, firmado tras la celebración de la fiesta de San Andrés, patrón de la Iglesia ortodoxa.

“No podemos aceptar un Cercano Oriente sin los cristianos, que desde hace 2.000 años hacen conocer allí el nombre de Jesucristo”, señala el texto. “La terrible situación de los cristianos y de todos los que sufren en el Cercano Oriente no sólo requiere de la oración constante, sino también de una reacción apropiada de la comunidad internacional”, añade. En la ocasión, Francisco condenó la violencia islamista en Irak y Siria y calificó los actos de los extremistas como un “grave pecado contra Dios”.

DZC (dpa, Reuters, EFE)