1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Papa llamó a la unidad entre tamiles y cingaleses en Sri Lanka

El Papa Francisco instó a comunidades de Sri Lanka a reconstruir la unidad que se había perdido. También proclamó a José Vaz como santo.

El Papa Francisco realizó este miércoles (14.1.2015) un fuerte llamamiento a la unidad entre tamiles y cingaleses tras el terrible conflicto civil, durante su visita al santuario mariano de Mahdu, en el norte de Sri Lanka.

Francisco se convirtió así en el primer pontífice que pisaba territorio tamil, ya que en los viajes de Juan Pablo II y Pablo VI éstos no habían viajado a esta zona del país, inmerso durante 26 años en un sangriento conflicto que acabó en 2009.

En el santuario y ante cientos de miles de personas, Francisco instó a "ambas comunidades de Sri Lanka, tamiles y cingaleses, a reconstruir la unidad que se había perdido" con la guerra. "Muchas personas, tanto del norte como del sur, fueron asesinadas en la terrible violencia y derramamiento de sangre de aquellos años", recordó el pontífice argentino.

"Los habitantes de Sri Lanka no pueden olvidar los trágicos acontecimientos ocurridos en este mismo lugar, o el triste día en que la venerada imagen de María, que data de la llegada de los primeros cristianos a Sri Lanka, fue arrancada de su santuario", agregó el sumo pontífice.

El pontífice se refería a la historia de este santuario mariano del año 1544, cuando el rey de Jaffna, Sankili, asesinó a 600 cristianos del ahora distrito de Mannar y los supervivientes que lograron escapar levantaron un altar en la jungla con la imagen de esta virgen.

Con la llegada de José Vaz en 1687, hoy proclamado santo por Francisco, el catolicismo volvió a resurgir en esta zona y Mahdu se convierte así en un centro misionero.

"Sólo entonces podremos recibir la gracia de acercarnos unos a otros, con una verdadera contrición, dando y recibiendo el perdón verdadero", señaló.

Una verdadera reconciliación

Durante el acto, en el que estaban presentes familias tanto tamiles como cingalesas que fueron duramente afectadas por los años de conflicto, Francisco aseguró que la Virgen "quiere guiar al pueblo de Sri Lanka a una mayor reconciliación, para que el bálsamo del perdón y la misericordia de Dios proporcione una verdadera curación para todos".

"Al igual que su imagen volvió a su santuario de Madhu después de la guerra, pedimos al Señor que todos sus hijos e hijas de Sri Lanka puedan volver a la casa de Dios con un renovado espíritu de reconciliación y comunión", fue el deseo del Papa.

Este santuario es un lugar de oración, al que también acuden en peregrinación los fieles de las otras religiones. Los obispos del país lograron durante el conflicto hacer que el lugar fuese desmilitarizado y se convirtió en una estructura segura para refugiados, aunque en 1999 el enclave fue bombardeado y murieron 38 personas, entre ellas 13 niños.

En abril de 2008, el santuario volvió a pasar bajo la jurisdicción de la diócesis de Mannar y fue reabierto al culto en diciembre de 2010.

SZ (efe)