1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Papa Francisco: su nombre es su misión

Hace dos años que Jorge Mario Bergoglio está a la cabeza de la Iglesia Católica. En muchos aspectos Francisco difiere significativamente de su predecesor Benedicto, pero no en todos, advierte Felix Steiner.

El papa Francisco, en imagen de archivo junto a la canciller Angela Merkel

El papa Francisco, en imagen de archivo junto a la canciller Angela Merkel

Desde el primer momento, el nuevo Papa se ganó el corazón de los fieles: su “Buona sera” desde el balcón de la Basílica de San Pedro y la petición para que oraran por él, antes de conceder, por primera vez, la bendición papal fueron señales de que este Papa iba a ser muy diferente de sus predecesores.

Es más, Francisco sentó más precedentes instalándose en un pequeño apartamento de la casa Santa Marta y no en el Palacio Apostólico; utiliza un pequeño auto en lugar de Mercedes Benz; lleva zapatos viejos y no las lujosas zapatillas rojas de los anteriores papas. Su nombre es su misión: Francisco, un monje de la Edad Media, hijo de familia rica que regaló su herencia, se dedicó a los pobres y pidió una reforma de la Iglesia.

Promesas de reforma

La Iglesia no solo quiere, sino que tiene que ser reformada. Gracias a esta divisa, Bergoglio fue elegido papa. El cardenal argentino fue el que más claramente exigió una reforma de la Curia romana en el llamado precónclave. Según el Papa, ni el lavado de dinero ni el nepotismo pueden tener cabida en El Vaticano. Tampoco el centralismo romano va con el mundo diverso de la Iglesia del siglo XXI. No hay que olvidar que su antecesor, Benedicto XVI, fracasó en su intento de cambiar las cosas en la Curia.

Según Francisco, la Iglesia existe, principalmente, para los pobres. No en vano, en Buenos Aires, enviaba a sus sacerdotes a los barrios más pobres. Su primer viaje lo hizo a Lampedusa, en medio del drama de los refugiados en Europa. En Manila, escuchó a varios niños de la calle y lloró con sus historias de vida. Después del maestro de ceremonias Juan Pablo II y el intelectual Benedicto XVI, el papa Francisco es un pastor.

El Papa está empezando a ser criticado por su lenguaje comprensible y su cercanía a los pobres. Pero Francisco se parece teológicamente más a su antecesor de lo que algunos creen: bajo Francisco tampoco habrá ordenación de mujeres, ni matrimonio homosexual, ni un sí al aborto. Así como no está garantizado que mientras Francisco sea el jefe del Estado vaticano la Iglesia católica vaya a aceptar los anticonceptivos, el sexo prematrimonial o el matrimonio de divorciados.

Felix Steiner

Felix Steiner

Las exigencias del Papa a su Iglesia local

En cuanto a Alemania es válido preguntar ¿qué tanto encaja la Iglesia católica con la imagen papal de la Iglesia? La Iglesia católica alemana es, probablemente, la más próspera del mundo, por lo que también tiene el mayor potencial para ayudar a los relegados de la sociedad.

Un pequeño ejemplo: las escuelas católicas en Alemania tienen una excelente reputación. Por esta razón, los padres con altos ingresos envían a sus hijos a estudiar allí, y no a las escuelas públicas. De acuerdo con la lógica de Francisco la excelente reputación de las escuelas católicas debería ser razón para que sea justo allí donde se promueva a los niños de familias desfavorecidas. Aquí vemos que las reformas que quiere el Papa van más allá de lo que algunos desean. ¡Este pontificado sigue siendo emocionante!