Padres de niño británico buscaban tratamiento alternativo | Europa | DW | 03.09.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Padres de niño británico buscaban tratamiento alternativo

Los padres del niño británico enfermo de cáncer al que trasladaron a España sin consentimiento médico dijeron hoy tras salir de prisión que se llevaron al menor del hospital en el que estaba porque buscaban un tratamiento menos agresivo para él. "La radioterapia no es la respuesta, es muy fuerte para el niño y no queríamos que quedara en estado vegetal. Por este motivo de amor por mi hijo nos marchamos", explicó el padre, Brett King, en una multitudinaria rueda de prensa celebrada en Sevilla, en el sur de España.

La historia del pequeño Ashya, de cinco años y con un tumor cerebral, saltó a los medios la semana pasada cuando la policía británica emitió una orden para buscar al pequeño, al que sus padres habían sacado de un hospital de Southamton (Reino Unido). La policía española localizó a la familia el sábado en un hotel de Málaga. Se trasladó al niño a un hospital de la zona y los padres fueron detenidos por presunta negligencia. El juez decretó su puesta en libertad el lunes al retirar Reino Unido la orden de detención contra ellos.

Los padres lamentaron hoy haber sido tratados "como criminales" y dijeron que algo falló en la Justicia de su país. "Vinimos a España para vender nuestra casa en la Costa del Sol (en el sur del país) y pagar un tratamiento privado para mi hijo, ya que en Inglaterra nos dijeron que no iban a pagar el tratamiento", aseguraron ante los periodistas.

Los medios británicos destacaron en un primer momento que los padres de Ashya son testigos de Jehová y que podrían haberlo sacado del hospital por motivos religiosos. La familia defendió desde el principio que se llevó al pequeño para protegerlo y para tratarlo con una terapia alternativa a la que se aplica en los hospitales públicos británicos. El caso tuvo una importante repercusión y más de 130.000 personas firmaron una petición para que liberaran al matrimonio (dpa).