Otro abastecedor de Apple blanco de críticas | Economía | DW | 01.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Otro abastecedor de Apple blanco de críticas

Un nuevo escándalo afecta a un abastecedor de Apple en China. Li Qiang, director de China Labor Watch, dice que las condiciones laborales siguen siendo indignas.

El año pasado, Apple fue blanco de numerosas críticas debido a la revelación de condiciones de trabajo precarias en la empresa Foxconn, anteriormente el mayor proveedor de iPhones. Ahora, China Labor Watch acaba de constatar que la situación en las fábricas de Pegatron es aún peor que en las de Foxconn. ¿En qué medida?

Las prácticas del proveedor de Apple Pegatron no solo contravienen las normas de Apple de protección de los trabajadores, sino que también infringen el derecho laboral chino. En total, constatamos más de 30 infracciones. Aunque la violación de derechos de los trabajadores es frecuente en las fábricas chinas, cabe decir que las condiciones laborales de los trabajadores de Pegatron se sitúan hasta por debajo de los estándares usuales en el sector electrónico.

¿Cuáles son las violaciones de derechos laborales más graves?

Según el derecho laboral chino, un trabajador no puede hacer más de 36 horas extras por mes. Los trabajadores de Pegatron hacen 100 horas en promedio. Documentos sobre la cantidad de horas extras se falsean para que el trabajo en exceso pase desapercibido en los controles de Apple. Además, Pegatron emplea muchos trabajadores subcontratados; muchos más de lo que permite la ley. De esta manera, la empresa evita contribuir a la seguridad social y la caja de pensiones.

Durante el período de prueba se retiene el carnet de identidad del trabajador. Se le devuelve no antes de unas semanas más tarde, así que muchos se ven obligados a seguir trabajando. A quien presenta su dimisión anticipada, le recortan el salario. En el procedimiento de selección se discrimina sistemáticamente: personas que miden menos de 1,50 metros o que tienen más de 35 años no tienen ninguna oportunidad. Musulmanes, uigures, tibetanos y personas pertenecientes a otras minorías étnicas también son rechazados.

¿En un mundo globalizado, es posible actuar efectivamente contra la explotación de los trabajadores?

El Gobierno y las empresas tienen esa posibilidad, pero en realidad la protección de los trabajadores no les interesa mucho. Las autoridades locales en China hacen todo lo posible para atraer inversionistas, de forma que no hacen nada contra las violaciones de los derechos de los trabajadores. La mayoría de los trabajadores en las fábricas no proviene de la propia provincia, sino del interior del país, por lo que no les importan mucho a los políticos.

Las empresas, por supuesto, pretenden reducir los costos. Entre los proveedores hay mucha competencia y gana el que ofrece el precio más bajo.

Apple menciona cuatro factores en la cadena de valor: precio, calidad, rapidez y responsabilidad social. En la realidad dominan los primeros tres. Estos son decisivos para la distribución de los pedidos.

Con la política y las empresas no se puede contar entonces. ¿Qué tal la autoorganización de los trabajadores en China?

En China existe un sindicato único oficial. En cuanto a su financiación, Hacienda descuenta las cuotas de los socios directamente de sus sueldos y transfiere el dinero al sindicato, que no representa los intereses de los empleados, sino en realidad los de las empresas. Los trabajadores en China no disponen de una organización propia que luche por sus derechos. Los consorcios internacionales tienen que asumir su responsabilidad social e implementar los estándares que ellos mismos dan a conocer. Sin embargo, Apple está lejos de realizarlo.

¿Todavía no es suficiente la presión pública sobre Apple?

Apple se defiende contra la presión pública mediante el trabajo de relaciones públicas. Más vale invertir un poco en relaciones públicas que encargarse realmente de la mejora de las condiciones laborales. Además, la ola de indignación se va a calmar pronto. Un control más estricto no es probable.

Li Qiang es el director del grupo de defensa de los derechos laborales China Labor Watch, con sede en Nueva York. En su último informe le reprocha a Apple que trabaje con el proveedor taiwanés Pegatron, que atenta gravemente contra el derecho laboral.

Ver el video 01:18

Critican a abastecedor de Apple (30.07.2013).

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema