1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

OTAN pide frenar tensiones entre Turquía y Rusia

Tras el derribo de un avión de combate ruso que habría violado el espacio aéreo turco, la alianza militar pidió que Ankara y Moscú dialoguen.

La reunión de emergencia celebrada este martes (24.11.2015) por la OTAN tuvo un resultado claro: el llamado a la calma y a desescalar las tensiones entre Ankara y Moscú, luego de que la Fuerza Aérea de Turquía derribara a un cazabombardero SU-24 ruso que habría violado, durante 17 segundos, el espacio aéreo turco. Eso, pese a que durante cinco minutos, y mientras la nave se acercaba a territorio de Turquía, le fue advertido el peligro que corría.

El secretario general de la alianza militar, Jens Stoltenberg, dijo tras la reunión del Consejo del Atlántico Norte, el máximo órgano de toma de decisiones de la OTAN, que era necesario retomar el diálogo. “Insto a la calma y a desescalar las tensiones”, pidió Stoltenberg, en un tono más reposado del que suele utilizar. Dijo que, por ahora, la OTAN no ha tenido “contacto directo con Moscú”, pero insistió en que “la diplomacia y la rebaja de las tensiones son importantes para resolver esta situación”.

Consultado sobre si el espacio aéreo de Turquía había sido efectivamente violado, Stoltenberg, quien conversó sobre el incidente con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, explicó que “el análisis que recibimos de varios aliados son consistentes con la información que nos ha proporcionado Turquía”. Pero, reiteró, “esta situación requiere que permanezcamos todos prudentes y que todos contribuyamos a rebajar la situación”.

“Graves consecuencias”

El secretario general, en todo caso, subrayó que la alianza expresa su “solidaridad con Turquía” y apoya el respeto a su integridad territorial. Pese a ello, el respaldo mostrado desde Bruselas por la OTAN es bastante menos efusivo de lo esperado. Diplomáticos presentes en el encuentro relataron a la agencia Reuters que se pidió expresamente a Ankara que actúe con moderación.

Si bien ninguno de los presentes defendió las acciones realizadas por Rusia, sí hubo una mayoría que expresó su preocupación porque Turquía no escoltara al caza hasta que saliera de su espacio aéreo, como se estila en estos casos. “Hay otras formas de lidiar con este tipo de incidentes”, dijo uno de los diplomáticos, que pidió anonimato. Moscú, en tanto, sostuvo que el avión fue derribado en territorio sirio. El presidente Vladimir Putin dijo que “este trágico acontecimiento tendrá graves consecuencias para las relaciones ruso-turcas”.

DZC (EFE, dpa, Reuters)


DW recomienda