OTAN: diálogo con Rusia sí, ingreso de Georgia y Ucrania no | Política | DW | 02.12.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

OTAN: diálogo con Rusia sí, ingreso de Georgia y Ucrania no

La Alianza Atlántica acordó en Bruselas reanudar las relaciones con Moscú, congeladas a raíz del conflicto en el Cáucaso. Contra los deseos de Estados Unidos, no habrá rápida adhesión de Georgia y Ucrania.

default

La Alianza Atlántica quiere iniciar deshielo con Rusia.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) reanudará de forma "condicional" y "progresiva" sus relaciones con Rusia. Así lo ha anunciado el secretario general de la Alianza Atlántica, Jaap de Hoop Scheffer, al término de la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN celebrada en Bruselas. Las relaciones estaban suspendidas desde el pasado mes de agosto, a raíz del conflicto que enfrentó a Rusia con Georgia por el control de las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjazia.

"Los aliados acordaron una reanundación condicional y progresiva de las relaciones con Rusia", dijo De Hoop Scheffer, que anunció también la intención de la OTAN de celebrar próximamente "una reunión informal del Consejo OTAN-Rusia a nivel de embajadores, con el objetivo de reanudar el contacto y discutir cuestiones en las cuales estamos de acuerdo y aquellas en las que no lo estamos".

El conflicto entre Georgia y las regiones pro rusas de Osetia del Sur y Abjazia y la posterior intervención de Moscú invadiendo Georgia provocó que la OTAN suspendiera en agosto el denominado Consejo OTAN-Rusia. Días después, el Kremlin reaccionaba suspendiendo a su vez la cooperación en maniobras militares con la Alianza Atlántica.

Nada de vuelta a la normalidad

Russischer Panzer auf dem Weg nach Südossetien

El conflicto del Cáucaso tensó la cuerda entre la OTAN y Moscú.

La decisión de retomar las relaciones debe interpretarse como un paso más en el progresivo deshielo que la OTAN y Rusia vienen protagonizando en los últimos meses tras la escalada bélica en Georgia. La situación, sin embargo, no está ni mucho menos normalizada. Lo aseguró en Bruselas la Secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, que participó en su última reunión de este tipo antes de que Barack Obama asuma la presidencia en enero y Hillary Clinton la sustituya en el cargo.

El objetivo, según Rice, es únicamente "no aislar a Rusia". Poco más. "No pienso que sea una vuelta a la normalidad" en las relaciones OTAN-Rusia, matizó Rice. En el mismo sentido se expresó el secretario general de la Alianza. "Esto no significa que de repente estemos de acuerdo con los rusos sobre el uso desproporcionado de la fuerza", aseguró De Hoop Scheffer.

El ingreso de Georgia y Ucrania, sin fecha

Por otro lado, los ministros de Exteriores de la OTAN acordaron no acelerar la entrada de Georgia y Ucrania en la Alianza Atlántica, que se mantiene sin fecha. De Hoop Scheffer indicó que, pese a que las dos ex repúblicas soviéticas han hecho progresos, "aún tienen trabajo que hacer" en su camino hacia la integración. La Alianza Atlántica no concederá de momento a esos dos países el denominado Plan de Acción para la Adhesión (MAP), considerado el paso previo al ingreso. Sí que acordó, sin embargo, redoblar su apoyo a los programas de reformas de los gobiernos de Kiev y Tiflis.

Treffen der NATO Außenminister in Brüssel

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer.

La decisión contraviene las intenciones de Estados Unidos, que pretendía una incorporación rápida de ambos países supervisando las reformas políticas y militares a través de dos comisiones ya existentes y sorteando el requisito del MAP. Aunque la OTAN reforzará dichas comisiones (la Comisión OTAN-Ucrania y la Comisión OTAN-Georgia), se mantiene el acceso al Plan de Acción para la Adhesión como principal requisito. Para que eso suceda, será necesaria la aprobación de los 26 estados miembros. El acuerdo satisface las aspiraciones de países como Alemania y Francia, contrarios a un ingreso acelerado de Georgia y Ucrania.

DW recomienda