1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

OTAN apoya a Turquía, pero pide “calmar tensiones” con Rusia

El secretario general de la alianza dijo celebrar los contactos entre ambos países. Putin, sin embargo, no se quiere reunir con su par turco.

La OTAN volvió a respaldar a Turquía, en la polémica suscitada por el derribo de un avión de combate ruso el pasado 24 de noviembre, pero pidió a Ankara que “calme las tensiones” con Moscú. Así lo señaló este lunes (30.11.2015) el secretario general de la alianza militar, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa tras reunirse con el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, quien visitó el cuartel general de la OTAN en Bruselas.

“Mi mensaje ahora es que celebro todos los contactos entre Moscú y Ankara. Lo importante es calmar las tensiones”, dijo Stoltenberg, quien reconoció el “derecho a defenderse” de Turquía, y llamó a Rusia a “jugar un papel constructivo” en el combate al Estado Islámico, centrándose en combatir a los yihadistas, que son “nuestro enemigo común”. Agregó que “buscar una solución política a la crisis siria es más urgente que nunca”.

El líder turco, por su parte, dejó claro que el derribo del avión fue una acción “en defensa propia” después de que la aeronave rusa invadiera el espacio aéreo de Turquía. Esta versión volvió a ser respaldada por Estados Unidos. “Los datos que he visto corroboran la versión de Turquía”, zanjó el embajador estadounidense ante la OTAN, Douglas Lute. “El avión estaba en Turquía y fue interceptado en Turquía”, agregó.

Putin lanza acusación

Davutoglu agradeció el apoyo de los aliados y dejó claro que el incidente del cazabombardero buscó evitar un acto que calificó como “una violación no fue contra la frontera turca, sino contra una frontera de la OTAN”. Asimismo, pidió a Rusia “reconsiderar” las sanciones que impuso a Turquía, aunque descartó de plano pedir disculpas por lo ocurrido, como exige Moscú, pues el Ejército turco “hizo su trabajo” al proteger su espacio aéreo.

Por lo pronto, el presidente ruso Vladimir Putin no tiene previsto reunirse en París, en el marco de la Cumbre del Clima, con su par turco, Recep Tayyip Erdogan, como este último ha pedido. El portavoz ruso Dimitri Peskov declaró que no está previsto ni siquiera una llamada telefónica. Putin, en cambio, ha alzado la voz y dijo este lunes en una rueda de prensa en la capital francesa que “tenemos todos los motivos para suponer que la decisión de derribar el avión fue dictada por el deseo de garantizar la seguridad de las vías de suministro de petróleo al territorio de Turquía”, dejando entrever que EI proporciona crudo al régimen de Erdogan.

DZC (EFE, dpa, Reuters)


DW recomienda