1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

OSDH: Al menos 120 civiles muertos durante la ofensiva del EI en Kobane

Al menos 120 civiles han muerto y más de 200 han resultado heridos en las últimas 24 horas durante la ofensiva del grupo terrorista Estado Islámico (EI) contra el enclave kurdo sirio de Kobane, dijo el OSDH.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que citó a fuentes médicas y testigos, precisó que al menos 120 civiles, entre los que hay decenas de menores y mujeres, perdieron la vida en Kobane, el enclave kurdo sirio en la frontera con Turquía, por disparos de los yihadistas. Además, cerca de 200 resultaron heridos en las últimas 24 horas.

De las 120 víctimas, al menos 72 de ellas resultaron muertas en la zona de Helinch, mientras que 48, en el área de Meqtele. Al amanecer del jueves, los combatientes del grupo se infiltraron en el interior de la ciudad disfrazados de milicianos kurdos y de rebeldes sirios.

“Segunda mayor masacre de civiles cometida por EI”

La ONG destacó que esta es la segunda mayor masacre de civiles cometida por los extremistas en Siria, después de la matanza en agosto de 930 miembros de la tribu Al Shaitat, que se opuso al EI, en la provincia nororiental de Deir al Zur. Mientras, los combates continúan entre las Unidades de Protección del Pueblo, milicias kurdo sirias, y los yihadistas, que están rodeados por sus contrincantes, en el interior de Kobane.

El Observatorio apuntó que al menos 28 miembros del EI han muerto desde el inicio del ataque a la localidad. Por otro lado, la misma fuente elevó a 26 el número de civiles muertos ayer en pueblo de Burj Butan, al sur de Kobane, durante un asalto de los extremistas, tanto en enfrentamientos como por fuego cruzado y disparos directos de los yihadistas contra ellos. Al final, los combatientes del EI se retiraron de Burj Butan tras un bombardeo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos que opera en Siria contra el EI.

Kobane se ha convertido en un símbolo de la resistencia kurda frente al EI, tras soportar durante más de cuatro meses entre septiembre y enero pasado el asedio de los radicales, que al final fueron expulsados de allí. El EI proclamó hace casi un año un califato en Siria e Irak, donde ha conquistado amplias partes.

CP (efe, rtr)