Oscuro horizonte en la crisis para los países en desarrollo | Política | DW | 25.03.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Oscuro horizonte en la crisis para los países en desarrollo

Las asociaciones que organizan la ayuda al desarrollo están preocupadas: la crisis financiera toma unos derroteros que podrían ser fatales. Por eso, reclaman un nuevo sistema económico y le piden a Europa que actúe.

default

El futuro es incierto para los Objetivos del Milenio fijados por la ONU.

En muchos aspectos, la crisis económica está propiciando un cambio de mentalidad. Aparecen nuevos planteamientos en torno al papel del mercado, a la función del Estado y al poder o la impotencia de las instituciones internacionales. Tras los 50 puntos para la regulación del sistema financiero que nacieron el pasado noviembre en Washington en la Cumbre del G-20 y sobre los que se seguirá debatiendo en el próximo encuentro de Londres se esconden verdaderas dudas con respecto al actual orden económico.

¿Qué efectos tendrá la crisis en el desarrollo global? ¿Qué labor le estará reservada a Europa en la restructuración del sistema? A estas y otras preguntas buscan respuesta en estos tiempos turbulentos los expertos en ayuda al desarrollo.

“Los bancos tienen la culpa”

Afrika Entwicklungshilfe Symbolbild

Las ONG temen que la ayuda al desarrollo se reduzca debido a la crisis.

Christina Randzio-Plath no tiene ninguna duda: la culpa de la crisis financiera la tienen los bancos y su desenfrenada actividad en busca del beneficio rápido. Randzio-Plath representa a la Asociación de Ayuda al Desarrollo de las ONG Alemanas y, como sus colegas, trata de evitar que sean quienes siempre pierden los que de nuevo paguen los platos rotos.

“En Europa hemos regulado, por ejemplo, cómo debe ser la curvatura de un pepino para que pueda venderse. Sin embargo, los productos financieros, y sobre todo sus derivados, circulan sin que nadie les ponga reglas”, se queja Randzio-Plath.

Puesto que los bancos en los países en desarrollo están estructurados de otra manera, al principio pareció que la crisis fuera a pasar sin afectarles mucho. En el ínterin se sabe que la recesión será en estas naciones aún más dura que en las industrializadas. Los objetivos que la ONU se fijó para este milenio, entre ellos la ambiciosa reducción a la mitad de la pobreza en el mundo antes de 2015, se difuminan en un oscuro horizonte.

¿Nuevo papel para Europa?

Symbolbild IWF und Finanzkrise

Muchos países en desarrollo desconfían ya de las instituciones occidentales.

Los expertos temen que la crisis económica entorpezca el flujo de la ayuda al desarrollo. Pero, ¿cómo justificar que se destinen millones a salvar bancos de la quiebra y no se pueda cumplir con los compromisos adquiridos con el Tercer Mundo? Si no se da una respuesta creíble a esta pregunta, muchos países en desarrollo podrían desconfiar aún más del sistema económico occidental, advierte Dirk Messner, director del Instituto Alemán de Ayuda al Desarrollo.

“La percepción que tienen muchos países 'no industrializados' es que están tratando con instituciones que han fracasado en sus labores fundamentales. Por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional debería evitar los grandes desequilibrios macroeconómicos y crear un mecanismo de alarma. Nada de eso ha funcionado”, dice Messner.

Hay que reformar los organismos internacionales, opina el director, y el dinero del contribuyente debería invertirse en instituir un nuevo funcionamiento de la economía: una que evite futuras crisis, que favorezca un reparto más justo de la riqueza y, al mismo tiempo, se adelante a la siguiente catástrofe respetando el medio ambiente y protegiendo los recursos del planeta. Tarea esta última en la que Europa podría asumir un papel relevante.

“El 60% del dinero que se dedica a la ayuda al desarrollo en todo el mundo procede de Europa. Tenemos que movilizar ese gigantesco potencial. En el campo de la política climática, Europa ha llevado muchas veces la voz cantante y en el ámbito tecnológico aún sigue siendo líder”, recuerda Messner.

La única condición para que el continente pueda incidir en los nuevos procesos es que hable con una sola voz, cosa que, a día de hoy, se sigue sin lograr.

Autora: Zhang Danhong.

Editor: Pablo Kummetz.

DW recomienda

Enlaces externos