1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Oposición reconoce aprobación de matrimonio gay en Irlanda

El país, tradicionalmente conservador y católico, se convierte en el primero del mundo en legalizar las uniones homosexuales a través de un referéndum.

El referéndum realizado el viernes 22 de mayo en Irlanda para decidir sobre la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo entregó este sábado (23.05.2015) los primeros resultados. Apenas una hora después de que comenzara el recuento de los votos, la tendencia a favor del “Sí” era abrumadora, tanto que quienes se oponían a la iniciativa del gobierno de Dublín rápidamente reconocieron su derrota.

David Quinn, uno de los rostros más reconocibles de la campaña del “No”, dijo en el canal de televisión RTE que “obviamente hay una victoria contundente del ‘Sí'”, añadiendo que la proporción de votos hasta ese momento era de 2 a 1 en todo el país. “Muy bien hecho y felicitaciones a la gente del ‘Sí'”, agregó Quinn, quien también es director del Instituto Iona, que por medio de su Twitter refrendó las palabras de su líder.

Quinn apuntó que “hay cierto grado de desconsuelo, pero el resultado me lo tomo de forma filosófica”. El apoyo a la iniciativa era rotundo en Dublín, pero también muy elevado en zonas rurales, donde se esperaba que la oposición a la iniciativa fuera mayor. Cuando se hagan oficiales estos datos provisionales, Irlanda se convertirá en el primer país del mundo que reconoce en referéndum el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Cambio social

Una vez confirmado el triunfo de la opción “Sí”, el matrimonio entre parejas del mismo sexo será reconocido por el artículo 41 de la Carta Magna, lo que le concederá protección constitucional y equiparará al matrimonio convencional. En el referéndum hubo una participación del 60 por ciento, elevada en comparación con otros procesos similares, lo que habla del interés que despertó la iniciativa.

Los detractores, entre los que figuran grupos antiabortistas,ultraconservadores y la Iglesia católica, sostienen que estas uniones atentan contra los valores de la familia tradicional y que modificarán radicalmente los procesos de adopción y de maternidad subrogada, al tiempo que erosionarán los derechos del menor. Los resultados suponen una muestra de cambio en un país donde la homosexualidad fue delito hasta 1993 y que hasta ahora prohíbe el aborto excepto en caso de riesgo para la madre.

DZC (dpa, EFE, AFP, AP)