1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Oposición denuncia nueva masacre del Gobierno sirio

Según fuentes rebeldes, el Ejército leal a Bashar al-Assad habría asesinado a unas 80 personas, entre ellas civiles, mujeres y niños.

Las fuerzas del Ejército de Siria lanzaron una ofensiva en los alrededores de Damasco, en su objetivo por alejar de la capital del país a los rebeldes. En esa ofensiva, y tras cinco días de combates, fuentes de la oposición aseguraron que los efectivos leales al Gobierno perpetraron una masacre de 80 personas, entre ellas mujeres y niños.

Según la información, que no ha podido ser corroborada por fuentes independientes, los soldados lanzaron la operación en la región de Jedeidet al Fadel y ejecutaron a civiles, así como a soldados del Ejército Libre de Siria. La información fue entregada por el Obervatorio Sirio para los Derechos Humanos, cuya sede se encuentra en Londres, aunque ellos solamente tienen confirmadas a 80 víctimas, entre ellas tres niños y seis mujeres.

Imagen de uno de los videos presentados como prueba de la denuncia opositora.

Imagen de uno de los videos presentados como prueba de la denuncia opositora.

Otros reportes aseguran que se disparó a quemarropa sobre más de 250 personas e incluso CNN habló de 532 muertos, entre ellos 300 civiles y 150 combatientes rebeldes. Esta última cifra no ha sido confirmada. Según el reporte, muchos de los combatientes heridos eran tratados en hospitales improvisados, donde habrían sido ejecutados por partidarios del presidente Bashar al-Assad. Los patrullajes de tropas gubernamentales habrían dificultado el recuento de las bajas, dicen los opositores.

Causa perdida

La agencia estatal de noticias siria Sana aseguró que el Ejército "causó grandes pérdidas a los terroristas en Jdeidet al Fadel, destruyó armas y municiones y mató o hirió a miembros de grupos terroristas". Jamal al-Golani, miembro del grupo opositor Consejo de Liderazgo Revolucionario, dijo que “Jdeidet al Fadel era militarmente una causa perdida desde el primer día porque estaba rodeada por el Ejército. Casi no hay heridos porque les dispararon en el lugar".

El presidente del Observatorio Sirio, Rami Abdel Rahman, realizó un desesperado llamado a la Cruz Roja "para que envíe una delegación a investigar estos incidentes". Nuevos ataques se habrían producido este domingo, por lo que cifrar con exactitud el número de personas muertas es prácticamente imposible, más porque en Siria opera un bloqueo informativo.

Imágenes de la presunta matanza fueron subidas a internet, donde se puede ver a decenas de cadáveres ensangrentados, algunos de los cuales sufrieron la mutilación de sus caras. Jedeidet al Fadel está en el suroeste de Damasco. La zona ha sido sometida a duro castigo militar, y personas han reportado que carecen no solo de conexión a los medios de comunicación, sino también de agua y electricidad.

DZC (Spiegel, Europa Press, Reuters, CNN)