1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Opinión: Un pequeño paso hacia un ejército europeo

La UE planea coordinar las capacidades militares de los Estados miembros con el objetivo a largo plazo de crear un ejército europeo. Pero queda un largo camino por delante, opina Bern Riegert.

Nato-Übung Dragon-15 Bundeswehr Polen (picture-alliance/dpa/T. Waszcuk)

Algunas unidades militares de diferentes países de la UE entrenan a veces juntas, pues todavía no hay un ejército europeo.

Los problemas de los ejércitos de Europa son evidentes desde hace tiempo. El nuevo presidente de Estados Unidos no fue el primero en pronunciarse a ese respecto.

Las fuerzas armadas de muchos Estados miembros de la UE carecen de suficientes fondos, son demasiado pequeñas o no están equipadas de forma adecuada. O, como es el caso de la Bundeswehr alemana, sus capacidades de combate se ven comprometidas por el hecho de que no está preparada para las misiones del mundo actual o para los conflictos digitales. Todo ello debería mejorar con la unión de la defensa, incluso aunque no todos los socios de la UE se quieran incorporar.

Mayor eficiencia y ahorro de costes

Tendría sentido, pero por varias razones políticas no es aplicable. Este primer paso consiste en mejorar la coordinación del desarrollo y la compra de armas, vehículos y equipamiento. Sencillamente es más eficiente y barato comprar un camión para 23 ejércitos que reinventar la rueda cada vez. Los miembros del bloque comunitario necesitaron décadas para llegar a esa conclusión.

Por supuesto, los intereses relacionados con la política industrial juegan un papel muy importante. Cada país quiere preservar su propia industria armamentística, aunque sea para no ser exclusivamente dependientes de EE.UU. Para algunos Estados miembros, el valor de las exportaciones de armas es enorme. Todavía queda por ver si la viabilidad económica y la eficiencia se convertirán en criterios establecidos en los próximos grandes proyectos armamentísticos. La voluntad política para abordar por fin ese déficit tiene que valer la pena.

La UE quiere probar que una mejor cooperación puede ser efectiva. La coordinación en temas fiscales y migratorios es delicada. Los proyectos de defensa ahora deberán demostrar que los ciudadanos europeos valoran el "proyecto de paz” europeo. Para el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, así como para Francia y Alemania, la unión de la defensa ofrece un nuevo proyecto en el que por fin pueden estar completamente de acuerdo. Irónicamente, ello solo es posible porque el país más reticente, Reino Unido, se va del bloque por decisión propia.

Bernd Riegert, corresponsal político de DW.

Bernd Riegert, corresponsal político de DW.

La OTAN, responsable de la defensa de Europa, ve con buenos ojos el proyecto, pues promete mayores gastos armamentísticos a largo plazo y, por tanto, un impulso a las capacidades militares europeas, necesitadas con urgencia. Algunos europeos argumentan que la coordinación de armamento en la UE es una forma de distinguirse de EE.UU.

La administración de Trump difícilmente estará de acuerdo con esa percepción, o al menos eso es lo que puede sacarse en claro de las confusas declaraciones de Washington al respecto. Pero mientras los europeos quieran gastar más dinero y relajar la carga de EE.UU., Trump no pondrá pegas. De todas formas, él no tiene estrategia política o militar alguna. La UE haría bien en estar preparada por si EE.UU., o más concretamente Donald Trump, decidiera reducir su compromiso militar en Europa o sus regiones vecinas.

Nueva edición de una vieja idea

Se acaba de un primer paso en Bruselas. Pero todavía queda un largo camino por delante hacia una verdadera fuerza militar conjunta en la UE. Simplemente eche un vistazo a la Agencia de Defensa Europea: ha generado mucho papeleo en sus 13 años de vida, pero todavía no hay tanques conjuntos a la vista.

El debate sobre un ejército europeo es incluso más viejo que la UE y sus predecesores. En 1950, los europeos alcanzaron un acuerdo similar de cooperación militar. Nunca fue implementado. Quizás esta vez funcione.

Autor: Bernd Riegert (EAL/EL)