1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Opinión: Tensión sí, alarmismo no

Desde el arresto de varias personas bajo cargos de terrorismo ha vuelto a cundir el temor a un atentado en Alemania; pero eso no impedirá que millones celebren el Carnaval como siempre lo han hecho, dice Christoph Strack

Este domingo (7.2.2016), las comparsas de Carnaval volvieron a tomar las calles de Braunschweig.

Este domingo (7.2.2016), las comparsas de Carnaval volvieron a tomar las calles de Braunschweig.

¿Que en Berlín planeaban un atentado? ¿Pero dónde? ¿En Alexanderplatz? ¿En el Checkpoint Charlie? El arresto de varios ciudadanos argelinos bajo cargos de terrorismo tuvo un efecto peculiar el pasado jueves (4.2.2016): los medios parecían haber empezado a competir para ver quién adivinaba qué rincón de la capital alemana había sido elegido como blanco del ataque frustrado. La conclusión de la audiencia nacional: Berlín tuvo suerte de nuevo. Volvió a salvarse por poco… Sólo cuatro días después, en los periódicos del domingo (7.2.2016), los comentarios sobre el éxito de las fuerzas de seguridad brillaban por su ausencia.

Christoph Strack, comentarista de Deutsche Welle.

Christoph Strack, comentarista de Deutsche Welle.



Consciencia de peligro en lugar de histeria

Y eso no es malo. Al contrario, es una buena señal. Muchos están conscientes de que Alemania puede ser objeto de ataques terroristas y de que el país ha tenido buena fortuna hasta ahora; como muestra, un botón: los atentados orquestados en Bonn y en Colonia en años anteriores no prosperaron. Pero la histeria no ha cundido. El miedo no se apoderó de la gente ni siquiera cuando se supo que el principal sospechoso de entre los detenidos el 4 de febrero había mentido para entrar a Alemania: él vino con su esposa, alegando ser un refugiado proveniente de la ciudad siria de Alepo. Ahora se investiga la posibilidad de que tenga contactos directos con Estado Islámico y con los atacantes de París. Sí, todos esos detalles son motivo para preocuparse.

Pero: esos arrestos evidencian nuevamente que las autoridades están alertas y que la cooperación internacional es de gran ayuda. Los investigadores del caso explicaron que las actividades de los sospechosos estaban en un “estado temprano” y, al decirlo, hicieron lo que estaba en sus manos para desalentar el alarmismo. Sí, las fuerzas de seguridad federales y regionales están frente a un desafío serio, pero también están actuando. Y es correcto que ahora la policía federal tenga una unidad antiterrorista, que viene siendo organizada desde hace casi un año y que inició sus funciones hace algunas semanas.



¡Países del mundo, sigan el ejemplo de Braunschweig!

Por supuesto que hay tensión y, según las encuestas, la preocupación va en aumento. Muchos dan por sentado que habrá restricciones o cancelaciones de eventos cuando la seguridad de los asistentes no pueda ser garantizada. Pero la sociedad alemana se muestra vigilante y al mismo tiempo serena.

El domingo de Carnaval de 2015, las autoridades cancelaron a última hora el desfile de la ciudad de Braunschweig por temor a un atentado terrorista. Pero este domingo (7.2.2016), las comparsas volvieron a tomar las calles de esa localidad de Baja Sajonia. Su lema: “Ahora con más razón”. Y eso es bueno.

El Carnaval es cualquier cosa menos un deber ciudadano y la decisión de celebrarlo no debe convertirse en un manifiesto político. Lo mismo aplica para los partidos de fútbol en los estadios. Este lunes (8.2.2016), cuando millones de personas festejen juntas el punto álgido del Carnaval en Colonia, Düsseldorf o Maguncia, estarán exhibiendo normalidad y una fuerza admirable.