1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Opinión: Se viene la Europa de las dos velocidades

La UE reflexiona sobre su futuro. No solo por el “brexit”, sino también porque los elementos en común se diluyen. Algunos países quedarán rezagados. Con razón, opina Barbara Wesel.

"Nunca aprobaremos una división de la Unión Europea, porque es la forma más clara de debilitar a Europa”, se oyó decir en la reunión del Grupo Visegrád en Varsovia. Asombroso, ya que fueron justamente los Gobiernos de Polonia, Hungría, Chequia y en parte Eslovaquia los que desde hace algún tiempo ponen en cuestión la cooperación europea. Recordemos las diatribas antieuropeas de Viktor Orbán y la vocinglería antieuropea del Gobierno nacional-conservador de Varsovia. ¿Qué ha sucedido?

Propuestas para el futuro de la UE

La razón es el actual debate sobre un reordenamiento de la Unión Europea. No solo se lleva a cabo por el "brexit”, sino también por las crecientes dificultades para llegar a acuerdosLa política de refugiados es solo un ejemplo. Un grupo de países del este de Europa bloquea desde hace meses todo compromiso sensato.

La frustración, sin embargo, tiene raíces más profundas. Movimientos populistas en muchos países ven en la UE el origen de todos los males, sin que los Gobiernos nacionales intenten siquiera contradecirlos. Muy cómodo es para estos el papel de Bruselas como chivo expiatorio. Italia es un buen ejemplo: la propia incapacidad para realizar reformas es vendida a la población como la consecuencia de una supuesta política de austeridad de la UE. Y Beppe Grillo puede afirmar, sin que nadie diga lo contrario, que Europa tiene la culpa de que la economía italiana no despegue.

A ese lamentable estado de cosas, Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión Europea, responde con cinco alternativas. Van desde la continuidad, pasando por una "UE light con mercado común”, hasta la "UE con coaliciones de los dispuestos”. El objetivo de esas ideas es encauzar el debate sobre el futuro de Europa y llegar próximamente a un acuerdo.

Merkel ya se decidió

La canciller federal alemana ha hablado ya en los últimos tiempos sobre la "Europa de las dos velocidades”. Un concepto que refleja la idea de un grupo de países que quieren cooperar más estrechamente que la suma de todos.

En Bruselas y Berlín se niega, naturalmente, que se quiera crear una UE con dos clases de países. Angela Merkel no se cansa de subrayar que, naturalmente, todo el que quiera puede participar. De hecho, sin embargo, los países de la UE se verán confrontados con una alternativa de hierro: o cooperan más estrechamente en defensa, finanzas públicas, impuestos, etc. o deberán dar un paso atrás.

Los alborotadores tienen miedo

De pronto se ponen nerviosos aquellos que habían visto hasta ahora la UE sobre todo como generosa fuente de dinero. Un periódico búlgaro concluyó que en caso de que surja una "Europa núcleo”, el restos de los países se hallarían de pronto en una situación absolutamente periférica. También en medios de Varsovia se constata inquietamente que el tren europeo podría abandonar la estación sin esperar a Polonia.

Muchos países miembros han causado los actuales problemas de la UE. Casi ninguno está libre de culpa. El aporte de algunos, sin embargo, fue particularmente destructivo. Ya a fin de mes puede marcarse el rumbo para las reformas en Europa. Algunos países podrían verse de pronto puestos de patitas en calle.