1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Empresa

Opinión: Pilotos de Lufthansa con problemas de percepción

¿Se justifica que cientos de miles de pasajeros queden cautivos de 5.000 pilotos? No, no se justifica, dice Manuela Kasper-Claridge. Y menos cuando no solo dañan a los clientes, sino también a la empresa.

Miles de pasajeros de Lufthansa se encuentran ahora mismo bloqueados en los aeropuertos de Alemania o de cualquier otro lugar en el mundo. Tienen la esperanza de despegar en algún momento. Si no lo hacen, es porque los bien remunerados pilotos alemanes están en huelga. ¿Y por qué? Porque el sindicato Cockpit considera que un sueldo medio de 180.000 euros es muy poco. Con sus huelgas (es la decimocuarta en dos años y medio de disputa laboral) parecen hacer lo posible por llevar a la ruina a la aerolínea alemana.

Turbulencias en la competencia internacional

Obviamente los señores pilotos –y de hecho son mayoritariamente hombres– tienen un problema de percepción. No parecen enterarse de que el espacio de maniobra para su empresa se vuelve cada vez más estrecho. La competencia internacional es enorme. Las aerolíneas de bajo coste y las subvencionadas por los países del Golfo Pérsico presionan poderosamente a las compañías aéreas tradicionales, como Lufthansa. Sus tarifas son de las más altas. Arrastran lastres, tales como los privilegiados contratos de los pilotos actuales. Sus salarios pueden alcanzar, con complementos, los 300.000 euros anuales. Y ya con 55 años pueden jubilarse ¡diez años antes que el resto de los alemanes! ¡Enhorabuena! Los pilotos de Lufthansa son de los mejor pagados en el sector.

Y ahora, nosotros pasajeros, tenemos que comprender y solidarizarnos con las preocupaciones de estos atribulados pilotos. Porque les gustaría un aumento. Egine un torno a un 20% más de retribución. No es una exigencia desmedida en un mercado que atraviesa tales turbulencias, según Cockpit, sino completamente razonable. No en vano, Lufthansa ha obtenido mil millones de beneficios el año pasado. Lo que no dicen es que ese dinero, entre otras cosas, se invierte en la modernización de la flota.

Reclamaciones absurdas

No, no se puede tener comprensión con ellos. En especial, no dado el descaro con el que los pilotos quieren presentar sus demandas. Unos pocos hacen muy difícil la vida a muchos, teniendo únicamente sus propios intereses en mente. Los pilotos ni quieren negociar, ni mucho menos acudir a un arbitraje. En vez de eso, prefieren asumir el daño para la empresa y sus clientes.

En todo el mundo tienen ahora que cambiar sus citas, hacer esperar a sus familiares o cancelar sus vacaciones. Todo gracias a los pilotos de Lufthansa. O pueden simplemente recurrir en el futuro a una línea de bajo costo. Con Ryanair, los pilotos ganan "sólo" unos 80.000 euros al año. Las aeronaves, si bien no son tan confortables como las de Lufthansa, sí que son casi siempre puntuales.

Para aprender: aquí puede Usted leer la versión original de este artículo en alemán.

DW recomienda