1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Secciones

Opinión: Obama y su participación en el Congreso Evangélico de Alemania

Los organizadores del Congreso Evangélico que se realizará en mayo lograron que el ex presidente estadounidense acepte su invitación. Esto va a generar publicidad, opina Kersten Knipp. Pero también un malestar teológico.

Los misioneros católicos sabían desde siempre que para promocionar sus creencias no se podían olvidar de la opulencia. Capillas en estilo barroco, figuras de santos, banderas de colores y mantos han ayudado a animar a las personas. El culto y la adoración, juegos de misterios, arreglos con cruces, incienso y velas dejan siempre su huella. A la vista, creíble. Los creyentes, y aquellos que quieren serlo, se sienten atraídos con frecuencia por las figuras carismáticas de la historia de la salvación.

La transformación de Saulo en Pablo, una mitad de la capa del apiadado San Martín de Tours, la invocación al sol de San Francisco de Asís, los estigmas del Padre Pio: el catolicismo está lleno de historias emocionantes que dejan fluir la imaginación. En este aspecto, en la producción creativa de historias cautivadoras, imágenes y figuras, se diferencian los católicos de los protestantes. Así ha sido hasta ahora.

Desde hace un tiempo, la iglesia protestante está siguiendo esos pasos. Una reunión luterana con tragos, misas en partidos de futbol, "Churchnight” (Noche de iglesia) con música hip hop: la fe sola parece haberse vuelto pálida y no estaría mal darle un impulso a su imagen con cultura popular.

"Un famoso caballo de batalla "

Knipp Kersten Kommentarbild App

Kersten Knipp.

Y así será también el próximo Congreso Evangélico de mayo en Alemania. "Me ves", es el lema de este año. A quién se verá, ya lo revelaron los organizadores: Barack Obama, el ex presidente estadounidense. "Me miras", la palabra del primer libro de Moisés, tiene ahora un nuevo significado, completamente inesperado.

Ahora se llama "Ustedes lo ven”. Que quiere decir también: "Ustedes ven a Barack Obama”. Desde su primera aparición en Berlín en 2008 - en ese entonces todavía no era presidente- se sabe que a donde Obama va,  va también la gente – mucha gente. Personalidades como él no se ven todos los días, y menos a un Premio Nobel de la Paz.

Sin embargo, que el brillo de Obama ahora irradie también en el Congreso de la Iglesia Evangélica, no es bien visto por todos. "Renovado Mesías" lo llamó el presentador alemán de televisión Peter Hahne, miembro del Consejo Evangélico Alemán entre 1992 y 2009. Un horrible calificativo, tal vez incluso odiado, pero esboza la incomodidad que provoca su próxima presentación: cultura popular, arrodillarse ante una celebridad.

"Es bueno tener un caballo de batalla famoso ", dice Margot Käßmann, representante de la Iglesia Evangélica en Alemania (EKD). Obama es una fuerza que da impulso, un ídolo. Él es la figura carismática que también puede dar brillo a la Conferencia Evangélica.

Tiempos diferentes

Exactamente por los principios de los protestantes, este hecho es teológicamente cuestionable. "Usted no puede usar una imagen" es un precepto que habían seguido estrictamente los protestantes hasta ahora. Pero en tiempos en que las fotos, ilustraciones y "giros icónicos” se han vuelto una obsesión, la fe de los protestantes cristianos ya no se puede practicar sin tener que pensar en íconos, en famosos.

Antes, en las iglesias protestantes no se tenían ni imágenes, ni estatuas a la vista. Todo era muy vacio, y estaba bien así. Pero con el tiempo esto resultó ser muy frio. Por esta razón, ahora, y casi dando un giro de 360 grados, invitaron al "caballo de batalla” Barack Obama.

Obama, que anteriormente pertenecía a una congregación cristiana afroamericana de Chicago, vive su fe con discreción. "A menudo busco consejo en la Biblia," explicó una vez. Su reputación, probablemente, seguirá en aumento, en comparación con su sucesor.

"Me miras"

Especialmente en política internacional, como en el caso Siria, Obama no puede demostrar un balance con logros sorprendentes. Durante su mandato, la guerra en Siria se desarrolló en una sola dirección. Pero ahora es tiempo de palabras. Y para la Conferencia Protestante se esperan palabras constructivas.

Para aprender: aquí puede Usted puede leer la versión original de este editorial, en alemán.

 

DW recomienda