1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Opinión: “Nosotros diseñamos el futuro del trabajo”

Este es el lema oficial de las marchas del Primero de Mayo en Alemania. No obstante, según Rolf Wenkel, los sindicatos pueden celebrar si en el futuro logran contribuir un poco a diseñar el trabajo.

Desde hace 125 años, en todo el mundo, el Primero de Mayo, los sindicatos se manifiestan para demandar mejoras salariales, así como más derechos para los trabajadores. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Asociación Alemana de Sindicatos (DGB) empezó ha lanzar campañas en el Día Internacional de los Trabajadores para reclamar mejores condiciones laborales. En la década de los 50 del siglo pasado, por ejemplo, logró introducir la semana laboral de cinco días.

Este primero de mayo, el DGB ha salido a las calles bajo el lema de “Nosotros diseñamos el futuro del trabajo”. Pareciera que estuviera expresando el deseo de recuperar algo que ya perdió hace tiempo.

Rolf Wenkel, de la redacción de economía de DW.

Rolf Wenkel, de la redacción de economía de DW.

Y es que los sindicatos comparten la misma suerte de las iglesias cristianas y los clubes de deportes en este país: cada vez pierden más miembros, los jóvenes no se interesan por ellos y las mujeres siguen siendo minoría. Por ello no debería sorprender que los sindicatos se quejen de que el Día Internacional del Trabajo sirve cada vez más para festejar y descansar y no para demandar más derechos laborales.

En lo que va de siglo, los sindicatos germanos tuvieron que hacer frente a una fuerte pérdida de miembros. Asimismo, se dedicaron durante una década a luchar por la conservación de puestos de trabajo, anteponiendo un empleo seguro a los aumentos salariales.

Esto ha sido un logro, porque redujo los costos laborales unitarios, aumentando la competividad de Alemania frente a sus vecinos. Sin embargo, me temo que los sindicatos no van a diseñar el futuro del trabajo. En países industrializados como Alemania y Japón, este futuro más bien estará caracterizado por el desarrollo demográfico, es decir sociedades con un creciente porcentaje de hombres y mujeres mayores.

Asimismo, el futuro del trabajo va a ser diseñado por ingenieros y expertos en informática, los impulsores de la “industria 4.0”. Según estudios de la Universidad de Oxford, en 20 años uno de cada dos puestos de trabajo se verá afectado por la automatización y la digitalización. Esta tendencia no solo afectará el trabajo en la cadena de montaje, sino también empleos cualificados.

Esto desata miedos: ¿Ya no habrá trabajo? ¿Cuán seguro es mi empleo? Creo que en el futuro los sindicatos adoptarán una postura más bien conservadora y tratarán de defender el estado actual de las cosas. Pero no diseñarán el futuro del trabajo. En el mejor de los casos contribuirán a diseñarlo. Sin embargo, en un mundo donde los avances tecnológicos alteran el mundo clásico del trabajo, es necesario que siga habiendo sindicatos que alcen la voz.