1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Opinión: Ni rastro de la revolución

Obama apremia, Castro pisa el freno. La normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos va a tardar más tiempo de lo que a muchos les gustaría, dice Astrid Prange.

Demasiado bonito para ser cierto: en la Plaza de la Revolución de La Habana se escuchó el himno de Estados Unidos mientras el presidente estadounidense Barack Obama y el cubano, Raúl Castro, presenciaban juntos el desfile militar.

Ninguno de los dos políticos hubiera podido siquiera soñar cuando asumió el cargo que iba a haber tal acercamiento entre Cuba y los Estados Unidos. Pero así ha sido. La edad del hielo entre Washington y La Habana pertenece al pasado, sus restos se han reducido a un montoncito de hielo que sigue derritiéndose.

A pesar del deshielo, estamos lejos de una primavera cubano-norteamericana, pues puede que la élite dirigente cubana, los viejos revolucionarios de La Habana, estén dispuestos a soltar lastre ideológico… pero desde luego no poder político.

El embargo como escudo

Desde la revolución de 1959, el Partido Comunista de Cuba ha buscado su legitimación a través de su hostilidad hacia los Estados Unidos. Todos los problemas económicos del país se han venido achacando al embargo. Y la "amenaza estadounidense" ha servido para legitimizar el poder del partido único.

Casi treinta años después de la caída del muro de Berlín, los pilares ideológicos de la Revolución Cubana se han desmoronado. Pero de entre los escombros del socialismo no ha surgido una democracia a imagen de la estadounidense, sino el pragmatismo político de los antiguos revolucionarios, que luchan por su supervivencia política.

Pragmatismo en vez de ideología

El presidente estadounidense Barack Obama se ha dado cuenta. Renunció a situar a Cuba como el escenario simbólico de la lucha norteamericana por la democracia y los derechos humanos. Tampoco tiene interés en las disputas ideológicas que se iniciaron antes incluso de que él naciera. En lugar de eso, quiere hacer negocios con Cuba y posibilitar la presencia de empresas estadounidenses en la isla antes de que caiga el embargo.

Prange de Oliveira Astrid Kommentarbild App

Astrid Prange, especialista en Latinoamérica de DW.

A Raúl Castro se le viene encima la difícil tarea política de avanzar por la delgada línea del pragmatismo político. Sólo él disfruta dentro del Partido Comunista, como revolucionario de primera fila, de la legitimidad necesaria para este cambio de rumbo.

Los tiempos en los que la antigua Unión Soviética compraba al país su azúcar y le suministraba energía se han terminado. Tampoco puede contar ya La Habana con la solidaridad venezolana. Tanto más importantes son las relaciones con Estados Unidos de Cuba, cuanto que su supervivencia económica depende en gran medida de las remesas enviadas por los dos millones de cubanos que viven en Florida.

No le queda mucho tiempo a Castro hasta su dimisión, anunciada por él mismo para 2018. No obstante, no quiere perder el control de esta "normalización" de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. Por tanto, un acercamiento rápido entre los dos países sería contrario a sus intereses. Un hermanamiento entre Castro y Obama sería, de hecho, demasiado bonito para ser cierto.

Para aprender: aquí puede Usted leer la versión original de este artículo en alemán.