1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Opinión: México, ¿misión cumplida? Ni remotamente

¿Se puede hablar de éxito cuando, más allá de la captura del "Chapo", siguen los crímenes y el tráfico de drogas? Claudia Herrera Pahl dice que no.

La noticia corrió como pólvora por todos los medios. Igual de espectacular que su huida hace seis meses resultó su última captura. Tratando de escapar por el alcantarillado de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, el narcotraficante más buscado del mundo, fue apresado este 8 de enero por la Marina mexicana y la DEA estadounidense. Sin lugar a dudas, la historia de este hombre con predilección por las cloacas está destinada a las grandes pantallas del cine.

Él mismo trabajaba, según se lee en la prensa, en un guión autobiográfico. No podrá ya ser el actor principal, pero desde su celda en la prisión de alta seguridad de Almoloya, seguirá el estreno esta semana de la primera parte de “El Escape del Siglo”. Podrá dirigir sus críticas y sugerencias al director para lo que está pensado será una saga de cuatro capítulos; pero quien sabe, podrían ser algunos más.

Claudia Herrera Pahl es la editora jefe de la redacción en español de DW.

Claudia Herrera Pahl es la editora jefe de la redacción en español de DW.

Estados Unidos solicitó hace tiempo la extradición de “El Chapo”, al que acusa de asesinato, secuestro y contrabando de drogas. La prensa mexicana especula que podría pasar mucho tiempo antes de que se concrete esa extradición, si es que algún día se concreta. Tiempo suficiente, por qué no, para un tercer escape y algunos capítulos extra para la saga del narcotraficante. O en otras palabas: más circo para el público nacional e internacional. Por el momento eso es.

En una breve alocución a la ciudadanía, el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, calificó la captura del prófugo de “logro a favor del Estado de derecho y una acción contra la impunidad”. Agregó que “hoy nuestras instituciones han demostrado una vez más que los ciudadanos pueden confiar en ellas”.

“El Chapo” no es más que un nudo, sin duda grande, pero solo uno entre muchos, en la madeja embrollada de un país cada día más colonizado por los narcos. Su recaptura es un suceso ciertamente positivo, pero no cambia nada: no disminuye la venta de drogas, no reduce el número de secuestros ni tampoco la violencia.

Si el gobierno mexicano quiere realmente recuperar la confianza de la ciudadanía en sus instituciones se requiere de verdaderas acciones en contra de la impunidad. Podría empezar por esclarecer los sucesos del 30 de junio de 2014 en Tlatlaya, del 26 de septiembre de 2014 en Ayotzinapa y del 6 de enero de 2015 en Apatzingán. No son los más oscuros ni los más sangrientos, pues de esos ha habido otros muchos. Pero son los más recientes y un buen inicio para enfrentar los crímenes de lesa humanidad que aún se mantienen impunes.

Se requiere de esfuerzos mucho más grandes para superar el desprestigio del gobierno mexicano y recuperar el respaldo de un pueblo cuya añoranza más grande es que se ponga fin a la larga saga de sangre. Solo entonces se podrá decir con propiedad “¡misión cumplida”!

DW recomienda