1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Opinión: las prohibiciones no reemplazan la eliminación moderna de la basura

La UE le ha declarado la guerra a las bolsas de plástico. Sin embargo, para combatir la contaminación se necesitan modernas plantas de incineración de basura en los países en vías de desarrollo, cree Fabian Schmidt.

No cabe duda de que la basura de plástico contamina el medio ambiente: las aves, las tortugas, los peces y los mamíferos marinos mueren al ingerir bolsas de plástico. Los microplásticos, diminutos fragmentos de este material, se acumulan en la cadena alimentaria, y al final los polímeros terminan en nuestro plato.

No obstante, las altas multas por consumir bolsas de plástico o incluso una prohibición de éstas no resolverán el problema, si solo se aplica en los países industrializados. Allí donde ya existe un sistema eficaz de eliminación de la basura, como por ejemplo en Alemania o Singapur, solo pocos residuos de plástico van a parar a los ríos y mares.

Diferente conciencia ecológica

Fabian Schmidt, de la redacción de ciencias de DW.

Fabian Schmidt, de la redacción de ciencias de DW.

Además, en estos países existe una fuerte conciencia ecológica. Quien tira su basura en la naturaleza, sabe que existe la posibilidad de que sea observado, denunciado y castigado, puesto que pocos ciudadanos se hacen de la vista gorda.

En cambio, en países en vías de desarrollo, como India, o en el sur de Europa, en Grecia e Italia, la situación es diferente. Allí, los ríos muchas veces son usados como vertederos ilegales de basura. En estos países, una prohibición de las bolsas de plástico puede aliviar el problema de la contaminación marina, pero no lo resolverá. Aún sin las bolsas, demasiada basura seguirá yendo a parar a los mares.

Lo único que realmente ayudaría es una sistemática y eficaz recolección y eliminación de la basura. Y para ello son necesarias modernas plantas de incineración de basura. Junto con el reciclaje, son la única forma limpia, ecológica y económica de desechar la basura. Además, aparte de la contaminación de los mares, también solucionan otros problemas.

Incineración de basura

Cuando la basura es incinerada profesionalmente, casi no se producen gases venenosos. Una planta moderna de incineración de basura puede eliminar más de medio millón de toneladas de desechos al año y emite menos dioxinas altamente venenosas y furano que un solo barril, de los que se usan para quemar basura en casa. Asimismo, solo a través de la incineración de basura se puede impedir que los venenos contaminen las aguas subterráneas, como muchas veces sucede en los vertederos de basura.

No obstante, si los países industrializados, en los que ya se protege el medio ambiente de forma ejemplar, prohíben o limitan el uso de bolsas de plástico, no será más que política simbólica.