1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Opinión: La esperanza es lo último que se pierde

El resultado de las elecciones parlamentarias en Irán habla por sí mismo. Los ciudadanos eligieron claramente a los reformadores. Jamsheed Faroughi cree que estos resultados no pueden ser ignorados por los conservadores.

Un proverbio judío dice: “Si tienes solo dos opciones, elige la tercera”. No hay una mejor explicación para el comportamiento político de los iraníes. En efecto, el pueblo iraní optó por la tercera vía en las elecciones parlamentarias.

Como un boicot de las elecciones significaría una completa derrota de los reformadores y un debilitamiento del poder de la línea dura parecía imposible, prepararon un plan. Objetivo: debilitar a los ultraconservadores. Para ello diseñaron un programa con las pocas reformas permitidas e hicieron una lista de candidatos moderados y llamados “independientes”, la “lista de la esperanza”. La esperanza ganadora.

La victoria de los reformadores y moderados en torno al presidente Hassan Rouhani en Teherán muestra la madurez política de los capitalinos. Aunque los conservadores siguen manteniendo la mayoría de los escaños en el Consejo de Expertos, su reputación y predominio en el Parlamento están en serio riesgo.

Obstáculos de la democracia

Los miembros del Consejo de Expertos y el Parlamento son elegidos directamente por los ciudadanos. Un hecho que parece muy democrático, pero que en realidad es todo lo contrario. Los iraníes saben que las elecciones en Irán no son ni libres, ni justas. El sistema sólo acepta aquellos candidatos "absolutamente leales" al régimen. Ni siquiera la total fidelidad garantiza una candidatura. La última decisión la tomó el Consejo Guardián, un instrumento de la teocracia totalitaria.

El Consejo Guardián era dominado, hasta ahora, por los conservadores. El gremio de doce miembros está compuesto por seis clérigos y seis abogados. Los clérigos del Consejo Guardián son nombrados directamente por el mayor líder religioso, los abogados por el Parlamento.

Faroughi Jamsheed, periodista de la redacción persa de DW.

Faroughi Jamsheed, periodista de la redacción persa de DW.

Debido a que los candidatos al Parlamento fueron examinados previamente y aprobados por el Consejo Guardián, este gremio sigue siendo un instrumento de poder en manos del líder religioso Ali Jamenei.

Todos los candidatos no deseados en las elecciones parlamentarias pasaron a engrosar una lista negra. Hasta Hassan Jomeini fue vetado. Hassan Jomeini es nieto del ayatolá Jomeini, el líder revolucionario y fundador de la República Islámica. La lista de reformadores excluidos de las elecciones fue especialmente larga esta vez. En muchos distritos los reformadores no tuvieron un solo candidato. En otros distritos electorales, en cambio, había tantas plazas como candidatos permitidos. Así que no se esperaban sorpresas.

Esperanza en la adversidad

A pesar de todas las limitaciones, los iraníes han enviado con su voto un claro mensaje. Los conservadores deben entenderlo, porque entre más rápido y preciso lo hagan, más estabilidad habrá.

Irán siempre depara sorpresas, como en esta ocasión. Los iraníes optaron por los reformadores y las fuerzas moderadas, castigando a la línea dura. ¿Qué lograron con la victoria de la "lista de la esperanza"?

Los electores mostraron que no respaldan la política de la línea dura. Demostraron que los tiempos de una provocadora política exterior han terminado. Demostraron que quieren una sociedad más abierta y una política más tranquila. Pero también demostraron, especialmente, que han aprendido mucho de la terrible inestabilidad política de Irak, Afganistán y Siria, y que ya no están dispuestos a caminar con los ojos vendados.




DW recomienda