1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Opinión: John Cryan, demoledor y arquitecto del Deutsche Bank

Recorte de miles de empleos, retención de los dividendos, pérdidas multimillonarias: al Deutsche Bank le sobran las malas noticias. Y esto no cambiará en el futuro inmediato, opina Henrik Böhme.

John Cryan, nuevo CEO del Deutsche Bank.

John Cryan, nuevo CEO del Deutsche Bank.

Hay dos formas de dar a conocer malas noticias: por un lado, la táctica del salami, es decir sacar la información a la luz de poco a poco. O el método bruto: armarse con una gran escoba y esperar que la tormenta desatada se calme pronto. Pero, puesto que en el Deutsche Bank (DB) se ha acumulado tanta basura y no existen escobas tan grandes, su nuevo presidente, John Cryan, tuvo que optar por la táctica del salami.

Cuando Cryan asumió el mando del banco germano en verano de 2015, estaba claro que iba a tener que romper urgentemente con el pasado, algo en lo que había fracasado su antecesor Anshu Jain. No bastarían unas cuantas correcciones de rumbo.

Llueve sobre mojado

Al principio, no trascendió mucho de las torres gemelas en el corazón financiero de Fráncfort. Sin embargo, de repente los sucesos se precipitaron: el presidente del Deutsche Bank se había decidido por un comienzo limpio. Como resultado, se registraron más de seis mil millones de euros en pérdidas en tan solo un trimestre, un monto récord y, a la vez, un shock para los accionistas. En un segundo paso, todos los ejecutivos que habían estado involucrados de alguna forma en los escándalos del pasado tuvieron que dimitir. Además, se podó la banca de inversión que, si bien generaba mucho dinero, había recurrido en más de una ocasión a métodos turbios.

Henrik Böhme, de la redacción de economía de DW.

Henrik Böhme, de la redacción de economía de DW.

Finalmente, también los accionistas tuvieron que tragar una medicina amarga: en los próximos dos años no podrán cobrar dividendos, puesto que el banco necesita el dinero para otras cosas. Por ejemplo, para cumplir con las severas condiciones impuestas por los entes reguladores. Sin embargo, la limpieza en la cúpula ejecutiva fue solo el acto de apertura: le seguirá un recorte masivo de empleos en todos los niveles del banco.

No hay garantía de éxito

Ahora, el británico John Cryan, de 54 años, deberá demostrar que no solo es un maestro de la demolición, sino también un buen arquitecto. Su plan para reconstruir el banco lleva el simple nombre de “estrategia 2020”. Este ya había sido ideado por los antecesores de Cryan. Sin embargo, estos no habían implementado casi nada, porque, al parecer, les había faltado el valor para romper con el pasado.

En su primera comparecencia en público, el nuevo jefe del Deutsche Bank se presentó como un agente inmobiliario honesto, un humilde trabajador dispuesto a mejorar el banco. Esta probablemente es su única oportunidad, puesto que no solo deberá convencer de sus planes a analistas, inversionistas y accionistas, sino sobre todo a su propio equipo – una tarea hercúlea.

No obstante, nadie garantiza que su estrategia tendrá éxito. De nuevo, se ha nublado el cielo sobre las torres gemelas en Fráncfort. Al parecer, el Deutsche Bank estaría involucrado en negocios de lavado de dinero en Rusia. Si se llegara a comprobar que los banqueros alemanes infringieron sanciones internacionales, entonces el dinero que el banco ha reservado para este tipo de casos solo será una gota en medio del océano. En estos momentos, probablemente nadie sienta envidia por John Cryan: apenas se apaga un fuego, se enciende otro. Proponemos un nuevo lema publicitario: “Deutsche Bank – seguirá siendo interesante”.


DW recomienda