1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Opinión: Esperando el ocaso de Trump

Tras la clara derrota de Donald Trump en Wisconsin, muchos tienen la esperanza de que no logre entrar a la Casa Blanca. Lo que no queda claro es si Ted Cruz es una mejor alternativa. Ines Pohl opina desde Washington.

Donald Trump.

Donald Trump.

Y ahora Donald Trump, el autodenominado “súper macho” entre los candidatos, tropieza justamente con su propia misoginia. Sobre todo las electoras republicanas no le han perdonado, evidentemente, su demanda de castigar a las mujeres que abortan. Su intento de relativizar esas declaraciones tampoco ayudaron demasiado al multimillonario de Nueva York. Al contrario.

Luego de que en varias entrevistas mostraran a Trump como un político ingenuo con nulas capacidades económicas, ahora también sus partidarios más fanáticos empiezan a cuestionarlo. Eso es peligroso para un héroe que funciona, sobre todo, como una superficie de proyección, pero que no logra convencer con sus visiones políticas y económicas. Las palabras imponentes pueden revelarse muy rápidamente como lo que son: palabrerío. Es el fin del glamur, que se alimenta, en primer lugar, de lo que brilla. Después de las primarias en Wisconsin, parece que sí es posible lo que muchos republicanos honorables esperan con tanto anhelo: que Donald Trump se perjudique a sí mismo.

Trump puede aprender de sus errores

Pero, ¿será suficiente el tiempo que resta hasta la convención partidaria de julio para detenerlo? ¿No es lo suficientemente inteligente como para aprender de sus errores y ser más cuidadoso a partir de ahora? Al contrario de su rival, Ted Cruz, se puede confiar de seguro en que posee una cierta capacidad de transformación, ya que, en la mayoría de las áreas, a Trump no lo mueve precisamente la ideología, sino únicamente el beneficio. Un típico hombre de negocios que es capaz de vender sus ideales por un buen trato. No es casualidad que incluso haya apoyado a los demócratas en otros tiempos. ¿Quiere decir que hay alivio en las filas republicanas después de esta noche? Cuidado. La opinión pública –tanto la estadounidense como la internacional- se concentraron demasiado en Trump en los últimos meses, perdiendo de vista las motivaciones ideológicas de Cruz. Sus posiciones son, en parte, más reaccionarias que las de Trump, sobre todo en temas como los musulmanes y la homosexualidad.

Sanders reúne más donaciones que Clinton

Luego de Wisconsin es antes de Nueva York. También para los demócratas. Allí, Hillary Clinton tiene que ganar de una vez. No porque Bernie Sanders todavía pueda resultarle peligroso solo en el recuento. También después de su derrota en Wisconsin, Clinton le lleva claramente la delantera al único oponente que le queda.

Hillary Clinton necesita el éxito en su ciudad natal sobre todo para que no se detenga el flujo de dinero de sus donantes, ya que también ese es un desarrollo notable en esta campaña electoral tan desacostumbrada: Sanders, autodenominado un “socialdemócrata”, recolectó en las últimas semanas claramente más millones para su campaña que la millonaria Clinton. Nada, pero absolutamente nada parece imposible en este año electoral estadounidense de 2016.

Para aprender alemán: aquí encuentran la versión original del artículo.

DW recomienda