1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Opinión: el RB Leipzig le hace bien a la Bundesliga

La Bundesliga regresa a Leipzig, de donde salió el primer campeón del fútbol alemán. Los fanáticos de la tradición llaman a combatir al “club artificial”. Pero Henrik Böhme piensa que el equipo merece una oportunidad.

Estadio lleno, un clima inmejorable para el fútbol, un partido emocionante, y dos goles como colofón. Al final, el domingo por la tarde todo se hizo realidad: Leipzig está de regreso en la Bundesliga. A 26 años de que descendiera el entonces llamado VfB Leipzig, resurge un equipo con el inusual nombra de RasenBallsport Leipzig, que catapultó a la ciudad sajona de medio millón de habitantes de nuevo al mayor circuito futbolístico alemán.

La tradición no marca los goles

Pero muchas personas ven en ello un problema. De nuevo hablan de un “club artificial” que carece de tradición y que depende los millones de un mecenas. Otro equipo, dicen, que arruinará a la Bundesliga. Este odio se propaga en las profundidades del internet, pero también en los estadios en los cuales el Leipzig juega como visitante. Odio por un equipo que apenas siete años después de su fundación ascendió desde la cuarta división hasta la primera. Y que le ha quitado el lugar en la Bundesliga a un club con tradición (recordémoslo, utilizando recursos puramente deportivos).

Henrik Boehme, redactor de DW

Henrik Boehme, redactor de DW

Pero este debate sobre las tradiciones en el fútbol es totalmente unilateral. Primero, porque todas las tradiciones tuvieron algún comienzo aunque, admitámoslo, no todo comienzo se basó en los millones de un fabricante de bebidas energéticas originario de Austria. Sin embargo, ¿dónde estaría hoy el Hamburgo si no contara con los millones de un mecenas hanseático, empresario del sector de la logística? ¿Qué sería del Schalke 04 sin los millones de Gazprom que, con la anuencia de Vladimir Putin, fluyen a su favor? O si se quiere más tradición, está el caso del 1860 de Múnich, que hace mucho hubiera desaparecido de los reflectores del fútbol alemán si no es por la inyección de capital a manos de un controvertido inversionista jordano. La tradición, por sí misma, no marca los goles.

Más que solo Lepizig

Quizá los críticos debieran ver más allá de sus narices. El ascenso del RB Leipzig es un bálsamo para el maltrecho espíritu futbolístico de la Alemania oriental. Luego de la caída del Muro, toda una generación futbolística fue absorbida por Alemania occidental. Grandes nombres como el Dynamo de Dresden, el 1. FC Magdeburg, el Carl Zeiss Jena y, claro está, el Lokomotive Leipzig (uno de los clubes más conocidos de la antigua RDA en Europa). Todos desaparecieron de los grandes escenarios y se hundieron en las ligas inferiores.

Además, la ciudad de Leipzig es por sí misma sinónimo de tradición en el fútbol. En 1900 fue fundada ahí la Federación Alemana de Fútbol. De ahí también salió el primer campeón alemán de fútbol: el VfB Leipzig, en 1903. Inolvidables son aún los partidos del 1.FC Lokomotive en el torneo 1986/1987, cuando el club llegó a la final de la Copa Europea de Campeones de Copa. Pero el equipo jamás se recuperó del descenso como VfB Leipzig, lo mismo que su archirrival, el Chemie Leipzig. A ambos los une su mutua antipatía, así como el encontrarse atrapados por su propio pasado.

¿Competencia para el Bayern?

Lo que perduró para siempre en esa región de Alemania fue el amor por el fútbol. Los directivos del imperio deportivo de Red Bull reconocieron precisamente este factor. Y quien analice lo que ha sucedido con el nuevo club a siete años de su fundación, no podrá soslayar que parece un proyecto de largo alcance. Apuesta principalmente por la formación de nuevos talentos, salidos sobre todo de la misma región. No es aquí donde se arrojan millones sin ton ni son; aquí ha surgido una estructura coherente que mucho beneficio podría traerle al fútbol alemán en un futuro.

Así que hacemos un llamado a los críticos: ¡concédanle a Alemania oriental el disfrute de tener un equipo en la primera división! Gracias al RB Lepizig, la región tiene de nuevo una esperanza en el ámbito futbolístico, aun cuando el club debe hacer mucho por conquistar el cariño de muchos. Y es mejor que lo haga con resultados: con este fin es que el equipo ha invertido tanto en los años recientes, además de que ha atraído a jugadores talentosos y a un entrenador capaz como lo es Ralph Hasenhüttl. Con Ralf Rangnick como un director deportivo, el club ha alzado una estructura muy sólida. Por eso es que el ahora ascendido equipo piensa ya a mediano plazo en las zonas superiores de la tabla. Y eso es bueno, porque algún día llegará a su fin la era de la Bundesliga aburrida, con un Bayern que parece gozar de una suscripción en el palco del campeón. Si acaso llega a ser el RB Leipzig quien le sacuda el trono eterno a los bávaros, ello no sería una casualidad, sino una historia maravillosa.

Henrik Böhme es redactor de DW y originario de Leipzig. Durante su niñez y juventud, jugó tanto en el 1. FC Lokomotive Leipzig como en el Chemie Leipzig. Hoy es hincha del Schalke 04, pero hasta la fecha sigue con mucho interés el desarrollo del fútbol en su ciudad natal.

Para aprender alemán: usted puede leer aquí la versión original de este artículo en alemán

DW recomienda