1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Opinión: Duro pero no contencioso

Tanto Angela Merkel como Vladimir Putin se esforzaron por mantener un diálogo constructivo en Sochi. Ambos necesitan que la cumbre del G20 en Hamburgo sea un éxito, opina Andrey Gurkov.

Entre Rusia y Alemania siguen existiendo "serias diferencias de opinión". La canciller Angela Merkel volvió a dejar esto claro en la rueda de prensa conjunta con el presidente Vladimir Putin este 2 de mayo en Sochi. En la valoración de muchos problemas internacionales, Berlín y Moscú siguen manteniendo posiciones fundamentalmente diferentes. Especialmente cuando se trata de Ucrania.

Visita de trabajo previa a la cumbre del G20

No obstante, el objetivo de la visita de Merkel a Rusia no era lograr ningún avance. Como anfitriona de la cumbre del G20 a principios de julio en Hamburgo, el objetivo principal era encontrar terreno en común con un muy importante participante de la cumbre. Por lo menos eso pusieron de manifiesto los medios antes del viaje. En Berlín se estaba visiblemente tratando de mantener lo más bajas posible las expectativas de la reunión en Sochi.

Sin embargo, en la conferencia de prensa conjunta, el G20 desempeñó un papel secundario. Tal vez porque ambas partes estuvieron de acuerdo en un movimiento táctico. Algo que Moscú ya ha aplicado con éxito en otras conversaciones: la conferencia de prensa no se celebró al final de la reunión, sino entre dos sesiones de negociación. La cumbre de Hamburgo, según el anuncio, sólo se discutiría en la segunda parte.

¿Mediadora entre Putin y Trump?

El tema real de la reunión fue elegantemente excluido en la conferencia de prensa. Los periodistas no tuvieron forma de hacer preguntas y tuvieron que conformarse con la respuesta de la anfitriona: Rusia pretende ser un socio constructivo dentro del G20 y en la cooperación multilateral. ¿Significa esto acaso que Putin, que ha establecido barreras al comercio en su país y ha declarado la sustitución de importaciones como programa económico, votará en Hamburgo a favor del libre comercio y en contra del proteccionismo? Alemania, como nación exportadora, estaría encantada de tener tal voto en la reunión, en la que también estará sentado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Y a propósito de Trump: cada vez está más claro que el tan esperado primer encuentro entre el nuevo presidente estadounidense y Putin podría tener lugar en Hamburgo en el marco de la cumbre del G20. ¿Se ha convertido acaso Merkel en una especie de mediadora? ¿Habrá trabajado primero discretamente en Washington y ahora en Sochi para asegurar que el encuentro entre dos grandes ególatras políticos sea exitoso para todas las partes involucradas? ¿Es pura coincidencia que una conversación telefónica entre Putin y Trump fuera planeada para la noche después de la visita de la canciller?

Similitudes en la solución del conflicto de Ucrania

Gurkov Andrey Kommentarbild App

Andrey Gurkov

Desafortunadamente, este aspecto –quizás el más emocionante de la visita de Merkel– no fue abordado. En cambio, en la rueda de prensa se habló mucho del conflicto de Ucrania, a pesar de que no había mucho de lo que informar. Aun así, el intercambio de opiniones en Sochi ha demostrado que, pese a todas las diferencias, hay bastantes similitudes. Y ambas partes trataron claramente de ponerlas en primer plano.

Tanto Alemania como Rusia se adhieren al Protocolo de Minsk y no desean reemplazarlo por uno nuevo. También quieren continuar las negociaciones en el llamado "cuarteto de Normandía”, lo que en efecto significa una negación de querer tener a Estados Unidos junto a Ucrania, Rusia, Alemania y Francia en una misma mesa. Además, ambas partes están a favor del fortalecimiento de la misión de la OSCE y en contra de las tropas armadas de la ONU en la zona de crisis oriental de Ucrania.

Así que hay muchas más similitudes de las que uno podría sospechar. No obstante, es incierto si esto es finalmente suficiente para resolver el conflicto en el este Ucrania. No obstante, podría ayudar al menos a no empeorar la precaria situación.

Uno se basa en la economía, otro en cuestiones humanitarias

Desde luego que Merkel y Putin también hablaron sobre las relaciones bilaterales. Ambos señalaron el deseo de acercamiento. Fue llamativo, empero, que Putin haya puesto la economía como prioridad, mientras que Merkel se haya centrado en cuestiones humanitarias, intercambios de jóvenes y en el diálogo de la sociedad civil. En este contexto, Merkel también habló de una cuestión completamente nueva: la situación (de peligro de muerte) de los homosexuales en Chechenia, lo que tuvo una gran resonancia en los medios rusos.

Si el resultado de este viaje fue más que un intenso intercambio de opiniones (lo cual es muy importante en política internacional), lo veremos a más tardar a principios de julio. Merkel, como anfitriona de la cumbre del G20 en medio de campañas electorales, brillará políticamente. Y Putin, quien no querrá en ningún caso estar aislado internacionalmente, puede que termine dominando los titulares gracias a la reunión con Trump.

Pero una cosa sí está clara: Merkel y Putin necesitan que el encuentro en Hamburgo sea un éxito, por lo que ambos podrían ayudarse mutuamente. Probablemente ya hayan empezado a puerta cerrada en Sochi.

 

Ver el video 02:15

Merkel se reúne con Putin en Sochi

Audios y videos sobre el tema