Opinión: Berlín, capital de la mediocridad | Alemania | DW | 19.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Opinión: Berlín, capital de la mediocridad

Las elecciones locales en Berlín cambiarán algunas cosas. Hay pocas razones para trasladar los resultados al panorama electoral federal. Y estos no tienen que ver con la política hacia los refugiados, opina Udo Bauer.

Si se toma como referencia a la fiesta poselectoral del SPD (patido socialdemócrata) en Berlín Tempelhof, uno diría que ya hay un nuevo gobierno. Abucheos siguieron a los resultados alcanzados por la CDU (partido cristianodemócrata) mientras las cifras de La Izquierda y Los Verdes causaron júbilo. El actual socio de la coalición, la CDU, se ha ido a pique entre las bases socialdemócratas y también entre el electorado en general. El futuro de Berlín será rojo-rojo-verde. Pero los dirigentes nacionales de los grandes partidos pisan el freno cuando se les pregunta si ése puede ser un modelo a nivel federal. Primero hay que esperar a las negociaciones para formar coalición, dicen. Está claro, sin embargo, que una alianza entre el SPD, La Izquierda y Los Verdes es por lo menos una alternativa a la Gran Coalición (SPD y CDU). Una alternativa que pone nerviosos a algunos. Es el único paralelo con la política a nivel nacional.

Ninguno como Wowereit

La elección para renovar el parlamento berlinés estuvo marcada predominantemente por temas locales y estatales: escuelas arruinadas por los recortes presupuestarios u oficinas de atención a la ciudadanía en las cuales se desconoce precisamente la palabra “servicio”. O el aeropuerto berlinés que quizá jamás sea inaugurado, pero que cada vez resulta más caro.

Udo Bauer, corresponsal político de DW

Udo Bauer, corresponsal político de DW

Pero sobre todo, no aparecen políticos con visión y capacidad ejecutiva, que ofrezcan perspectivas a los ciudadanos y tomen decisiones valerosas, como lo hizo el anterior alcalde Klaus Wowereit. Su sucesor, Michael Müller, también del SPD, tiene el encanto personal y el carisma de un portapapeles. Frank Henkel, senador local por la CDU, es un hombre simpático, pero con su veleidad tamoco es una alternativa.

Castigo a CDU y SPD

Así que, ¿qué lección han sacado los grandes partidos, a nivel federal, de las elecciones celebradas en Berlín? El SPD no debería sobrevaluar a su “camarada” Müller y a la cosecha electoral de éste, tan solo porque se mantuvo como jefe del gobierno local. Müller sacó seis por ciento menos de votos que Wowereit hace cinco años, y con ello, obtuvo para la socialdemocracia berlinesa un resultado que es un mínimo histórico. Y la CDU no debe atribuir su subterráneo resultado de 18 por ciento a Angela Merkel. Cuando mucho, la política de la canciller hacia los refugiados fue un factor indirecto en la caída de la CDU en la capital alemana. Hace un año, cuando grupos de refugiados llegaban en masa a Berlín, el senador cristianodemócrata Mario Czaja, encargado de los temas de salud, se vio incapaz de mejorar las condiciones inhumanas del centro de registro, la Oficina Estatal de Salud y Asuntos Sociales. Ésta es desde entonces, y en toda Alemania, sinónimo de fracaso político. Berlín se ganó la fama de ser la ciudad en la cual nadie asume responsabilidades.

Capital multicultural

¿Y qué decir de los buenos resultados que una vez más cosecha Alternativa para Alemania (AfD)? Es verdad: 13 por ciento a favor del populismo de derechas es un 13 por ciento de más, pero en comparación, es menos de lo que este partido acumuló en elecciones recientes celebradas en estados federados del este. Berlín es una metrópoli diversa y multicultural en la cual los seductores de la derecha la tienen difícil. Por ejemplo, los Republicanos solo se mantuvieron un período legislativo. Por una ocasión canalizaron la protesta de los berlineses acerca de esto y lo otro, y luego, desaparecieron. Seguramente eso sucederá con AfD. Pero, pese a todo, Angela Merkel deberá soportar en estos días una presión creciente de su propio partido por su política, supuestamente fallida, en cuanto a los refugiados. El resultado electoral de Berlín, sin embargo, no es realmente adecuado para ese propósito.

Para aprender alemán: usted puede leer aquí la versión original de este artículo

DW recomienda