1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Opinión: Alemania silencia a Erdogan, ¡por fin!

Desde hace meses, Alemania ha sido humillada por el presidente turco. Ahora, Berlín no permitirá actos públicos de Erdogan en suelo alemán. Ya era hora de ponerle fin a los discursos incendiarios, opina Volker Witting.

Entre acusaciones de nazismo, prohibiciones de visitas oficiales a soldados alemanes en Turquía, periodistas alemanes tras las rejas, y amenazas de chantaje sobre el acuerdo de refugiados, el gobierno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha hecho lo que le da la gana con las relaciones bilaterales entre su país y Alemania. El gobierno alemán ha tenido que soportar todos los desplantes y siempre optó por contener su indignación.

Lex Erdogan

Ahora, por fin, el gobierno de Alemania comienza a mostrar las garras, con el anuncio de la prohibición de actos políticos a países que no pertenezcan a la Unión Europea (UE) durante un marco de 3 meses previos a una elección o referendo. "Es nuestra decisión, quien puede o no llevar a cabo actos políticos en nuestro territorio” remarcó el portavoz del ministerio de Exteriores Martin Schäfer en el comunicado.

El nuevo reglamento ya fue comunicado a todas las embajadas, pero una de ellas era la más indicada para recibirlo: la de Turquía, que ahora es prácticamente la sede de la Lex Erdogan.

De ese modo, ya es hora de ponerle fin a los discursos incendiarios, la propaganda política y las campañas electorales en territorio alemán, ¡de una vez por todas! La constitución permite esta prohibición. De ese modo, el mandatario turco no podrá reunirse con sus simpatizantes, como había anunciado la semana pasada que haría, en un mitin político en el marco de las reuniones del G20 en Hamburgo.

Witting Volker Kommentarbild App

Volker Witting

Hasta ahora, las autoridades locales de ciudades donde se habían planeado este tipo de eventos en los últimos meses habían rechazado los permisos para llevarlas a cabo. Antes del cambio de política del gobierno federal, el ministro de Exteriores había expresado que la intención de Erdogan de presentarse en publico "no era apropiada” de cara a la "situación conflictiva con Turquía”.

Señales políticas en tiempos de elecciones

Queda por preguntar: ¿Por qué no antes? Para el gobierno alemán, este era el momento más propicio para mandar este tipo de mensaje, a una semana de la reunión en Hamburgo que reunirá a los líderes del mundo. Se trata de una señal para descartar contundentemente y previamente que Alemania no les dará el podio a los autócratas y propagandistas.

Por su puesto, no podemos obviar las elecciones generales de este año. Muchos alemanes no entendían porque su gobierno no daba la cara. Pero ahora ha actuado decisivamente e impuesto algo de autoridad. Esto es bueno para la coalición del partido socialdemócrata SPD y el demócrata cristiano CDU, mientras que es malo para la oposición y para los populistas de la AfD, quienes habían acusado al gobierno regularmente de tratar estos incidentes internacionales con demasiada tolerancia e indulgencia. Ahora, Alemania toma partido por la libertad y la democracia… ¡por fin!

Volker Witting (JCG)

DW recomienda